Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

... y dos exposiciones lúdicas

El MuVim inaugura estas Navidades una exposición sobre videojuegos y otra sobre teatro infantil

Máquinas de juego en la exposición 'Del Tilt al byte', en el MuVIM.
Máquinas de juego en la exposición 'Del Tilt al byte', en el MuVIM.

La diputada  de Cultura de la Diputación de Valencia esperaba que el MuVIM sea una parada obligatoria estas Navidades, con las dos exposiciones inauguradas este martes en el edificio que Guillermo Vázquez Consuegra diseñó en la calle Guillem de Castro de Valencia. Del Tilt al byte recorre la historia de los videojuegos hasta la actualidad de la mano de títulos emblemáticos como Mario Bross, Tomb Rider o Los Sims, mientras que 30 anys de l'Escalante genera un itinerario por las últimas décadas del teatro valenciano a través de la emblemática sala del centro histórico. 

Del tilt al byte muestra cómo se han generado los videojuegos desde sus inicios, cómo se les ha ligado a la tecnología y qué papel han ejercido los creadores y los creativos. El director del museo, Joan Gregori, ha contextualizado la muestra en dos hechos históricos recientes: el fallecimiento del creador de la primera videoconsola de juegos, Ralph Baer, y la decisión del Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York de incorporar a su cartel permanente las primeras videoconsolas.

Paula salinas, Cristóbal Grau, María Jesús Puchalt, Vicent Vila y Joan Gregori junto al vestuario de Joan Miquel Reig.
Paula salinas, Cristóbal Grau, María Jesús Puchalt, Vicent Vila y Joan Gregori junto al vestuario de Joan Miquel Reig.

La exposición del MuVIM se remonta a los orígenes de los juegos en tableros de madera, para dar paso a los primeros juegos mecánicos y electromecánicos y llegar "a complejos mundos donde todo es posible gracias a guionistas y gráficos", según Puchalt. "No se puede entender la cultura si no es a través del juego", ha agregado Gregori.

En el vestíbulo del museo, un recinto de máquinas recreativas como pinballsarcades, oculus o space invaders, con las que el público puede jugar hasta que se acaben las bolas disponibles o hasta llegar al game over.

En la planta baja se encuentran juegos tradicionales compuestos con tableros y fichas y hasta cubos de Rubik, como espacio de transición a la sala principal, donde se pueden contemplar ocho generaciones de máquinas de videojuegos, al lado de una sección que repasa el trabajo de los profesionales creativos nacionales e internacionales más destacados como Shigeru Miyamoto, creador de Super Mario Bross, Peter Molyneux, David Feriz y Kevin Cerdà.

Además, como recalca con "orgullo" el diseñador MacDiego en la introducción al minucioso catálogo editado para la ocasión, "algunas de las más destacadas empresas de juegos de nuestro país han nacido y están en nuestra ciudad".

Diez valencianos aparecen en el capítulo del libro dedicado a los "desarrolladores que debes conocer", empezando por José Vicente Pons, "pura historia del software valenciano", como lo define Adrián Hernán de Sales, además de cofundador de Akamon Entertainment, "una de las empresas más importantes en la actualidad de nuestro país", y siguiendo por otros como Francisco Mollá, los hermanos Ferri o Raquel Barros.

En la sala superior, la Parpalló, las  marionetas de Les mil i una nits, que acabaron sus representaciones hace nada en  la sala Escalante, reciben al visitante a la entrada de la muestra dedicada al trigésimo aniversario del emblemático centro teatral valenciano, junto a una estantería con varios de los numerosos premios recibidos a lo largo de su trayectoria y una maqueta del centro teatral para que el no avisado se haga una idea de qué espacio habla la exposición. 

Lo que sigue a continuación es un regalo para la vista. Desde el impresionante vestuario que Joan Miquel Reig realizó para La volta la món en 80 dies (2005) y que obtuvo un Premio Max, al traje del Gran Kahn en Els viatges de Marco Polo (1996), pasando por la escenografía que ambientó Amada Candela (2007) o Pinotxo (1989), así como las marionetas que aparecieron en Tirant Lo Blanc (1986) o fotos de La Guerra dels Mons (1989) o el cartel original de una pieza de El llibre de la selva (1995), realizado por el autor de cómics Sento. 

Comisariado por Paula Salinas, el itinerario expositivo permite conocer el trabajo y creatividad que hay en sobre el escenario, pero también en las bambalinas de un teatro. En el recorrido puede percibirse, señala Vicent Vila, director del teatro, "una de las labores más  gratificantes que realiza el Escalante", que "es impulsar a los profesionales de las artes escénicas", que no solo son actores, sino también diseñadores de vestuario, cartelistas, escenógrafos, músicos, maquilladores, y técnicos de toda clase.

El objetivo de la muestra es que ofrecer al espectador "otro punto de vista, accediendo a una visión más completa de la puesta en escena de un espectáculo teatral". Una parte de la exposición está dedicada al trabajo que desde hace 10 años realiza el Espai d'Exposicions de l'Escalante,como una intervención de Miquel Calatayud que reproduce el Globe Theatre, donde Shakespeare representaba sus piezas, o maquetas de escenografías creadas por artistas como Miró, Popova y Tatlin.