Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona aprueba sus presupuestos con el aval de PSC y ERC

Los Presupuestos prevén una reducción del 14% en inversiones

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, durante el Pleno Municipal.
El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, durante el Pleno Municipal.

El pleno municipal de Barcelona aprobó ayer los presupuestos de la ciudad del próximo año. A pesar de que el Gobierno de CiU ya contaba con la abstención de PSC y UpB (ERC), lo que permitía al alcalde Xavier Trias asegurarse la aprobación, la cuentas salieron adelante por mayoría debido a la ausencia por enfermedad de una regidora de ICV-EUiA, lo que permitió al Ayuntamiento conseguir la mayoría simple necesaria.

Trias logró la luz verde a sus cuentas de 2.550 millones de euros, un 2,8% más que en este año sin contabilizar los más de 170 millones de la operación de privatización de aparcamientos. Y lo ha hecho con la modificación de un 3% del proyecto de presupuesto presentado a principios de noviembre por la teniente de alcalde de Economía, Sònia Recasens, con lo que se aseguró la abstención de PSC y UpB. Esta variación de las cuentas dejará el capítulo de inversiones en 373 millones, un 14% menos que este año.

El alcalde sabe bien lo difícil que es aprobar un presupuesto en minoría. En su primer año al frente del Consistorio, Trias encontró el apoyo del PP para sacar la cuentas adelante; las de 2013, el Gobierno municipal tuvo que prorrogarlas, y las de este año lo hizo mediante una moción de confianza. Por este motivo, Recasens se mostró muy agradecida con la actitud “negociadora” de las dos formaciones y recordó la importancia que tiene para la ciudad no prorrogar las cuentas. La teniente de alcalde explicó que la aprobación permitirá aumentar en 88 millones de euros el dinero para “la atención de las personas”.

El Gobierno de Trias ha logrado luz verde a sus cuentas de 2.550 millones, un 2,8% más que este año

Tanto PSC como UpB destacaron que estas “son las cuentas del Gobierno”, aunque matizaron la importancia que tiene para la ciudadanía aprobar los presupuestos. Jordi Portabella, líder de los nacionalistas, aseguró que “prorrogar la cuentas es prorrogar los problemas de la ciudadanía”.

Gabriel Colomé, del PSC, recordó todos los acuerdos alcanzados con el Gobierno municipal para dar su aval a las cuenta. El edil hizo especial hincapié en la reducción de 35 céntimos en el precio de tarjeta T-10 del transporte público, la modificación de las condiciones para acceder a la tarjeta rosa que beneficiará a más de 50.000 personas y la ampliación de 105.000 horas el servicio de autobús. Colomé remarcó también la importancia del “plan de rescate social” arrancado al Gobierno, presupuestado en 20 millones de euros.

La aprobación permitirá destinar más de 88 millones de euros para “la atención de las personas”

Portabella enumeró los acuerdos alcanzados con Trias para abstenerse en la votación: destinar seis millones de euros el próximo año a las familias en riesgo de desahucio o el aumento de 8 millones de euros para educación, la misma cantidad que la Generalitat dejará de abonar el próximo año al Ayuntamiento para financiar el Instituto de Educación de Barcelona.

Alberto Fernández, líder del PP, definió los acuerdos entre los grupos de la oposición y el Gobierno como “el pacto de los 35 céntimos”. Desde el grupo de ICV-EUiA, el regidor Ricard Gomà calificó los presupuestos como “poco ambiciosos”. El edil, pidió al Consistorio que invierta 200 millones de euros más en atención a la ciudadanía.

Preguntado por las transferencias previstas al Ayuntamiento en el proyecto de presupuestos de la Generalitat, Trias aseguró que le parecen insuficientes, aunque el Gobierno catalán “no puede, mientras hay otros que pueden y no lo hacen”, dijo en referencia al Gobierno central.