Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mercados cardioprotegidos en Barcelona

El Ayuntamiento instalará desfibriladores en los mercadillos municipales

Barcelona continúa con paso firme en su camino por convertirse en una ciudad cardioprotegida. A la instalación de desfibriladores en un centenar de farmacias y cuatro estaciones de metro de la ciudad se ha unido ahora una iniciativa para colocar estos dispositivos -que se emplean sobre una persona cuando sufre una parada cardiorespiratoria- también en los mercados barceloneses. La primera fase del programa de salud pública incorporará desfibriladores en ocho de las 43 superficies que tiene la ciudad.

Los artefactos terapéuticos estarán dispersos por todos los distritos de Barcelona y los mercados pioneros en disponer de ellos serán el de Santa Caterina, Sants, Guineueta, La Concepció, Guinardó, Provençals, Els Encants y La Llibertat. Con todo, el Ayuntamiento prevé completar el resto de mercados de la ciudad en una segunda fase del proyecto a lo largo de 2015. Según el consistorio, en estos cuatro meses, los desfibriladores  de uso público ya se han utilizado en cuatro ocasiones ante episodios de paradas cardíacas.

La capital catalana pretende convertirse así en la primera gran ciudad del mundo con cardioprotección integral y combatir los altos índices de mortalidad que tienen las enfermedades cardiovasculares. De hecho, en Cataluña, el Departamento de Salud contabilizó 3.420 fallecidos por muerte súbita durante 2012, una cifra 16 veces superior a las muertes por accidentes de coche.

El cardiólogo Josep Brugada, descubridor del síndrome Brugada, ha participado, como presidente de la Asociación Barcelona Salud, en la firma del convenio con el Instituto Municipal de Mercados de Barcelona.