Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cadena humana para que Ferrol no “muera de inanición industrial”

La CIG ocupa el puente de acceso a la ciudad para exigir soluciones a los astilleros

Una parte de la cadena humana en el puente de As Pías
Una parte de la cadena humana en el puente de As Pías

“Ferrolterra es un desierto industrial que morirá de inanición”. Con esta síntesis de Suso Seixo, líder del sindicato nacionalista, la CIG resume el sentido de una acción reivindicativa por el futuro la comarca y que desarrollaron sobre el puente de As Pías, que cruza la ría de Fene a Ferrol. Consistió en una cadena humana entre las dos orillas desde el lateral de la antigua Astano hasta la ensenada del Montón, ya en el barrio ferrolano de Caranza. Amarra o teu futuro -como se denominó la protesta- quiere ser una llamada de atención del sindicato a las Administraciones Públicas para que concreten un plan de reindustrialización para una zona que “va camino del mortuorio” con menos actividad en las gradas de la necesaria para dar ocupación a la plantilla naval.

'Amarra o teu futuro' fue una protesta discreta en aforo y frustrada, en parte, por la lluvia y el viento y con menos manos de las que eran necesarias para unir las dos riberas sobre el puente. A la movilización de la CIG se sumaron, este mediodía, mayores y pequeños a cobijo bajo los paraguas, además del BNG, encabezado por Xavier Vence, y AGE, representado por Yolanda Díaz, su viceportavoz parlamentaria.

La cadena comenzó a formarse poco antes de las doce de la mañana en los dos lados de la ría. Un primer grupo salió a pie desde San Valentín (Fene) por el carril exterior del puente, y el segundo caminó desde la gasolinera del Montón, en la ribera ferrolana. Cada mitad portaba un barco de cartón que arrojaron al agua a mitad de puente para reivindicar la construcción del dique flotante para los astilleros públicos de Navantia, comprometido por el PP durante la campaña electoral, y más carga de trabajo para un sector que emplea directamente a 2.300 personas y ha destruido en torno a 3.500 puestos en auxiliares desde el 2011, de acuerdo a los datos del Comité de Empresa.

Yolanda Díaz exigió dique -el flotante y otro seco- y el saneamiento integral de la ría como herramientas de futuro para una comarca “con unos niveles de pobreza insoportables”. Por su parte, el portavoz nacional del Bloque, pidió a la dirección de Navantia, empresa que depende directamente del Gobierno central a través de la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales) un “plan de búsqueda de pedidos y mercados” que abra la puerta a nuevos encargos civiles y militares para las factorías de Fene y Ferrol, casi el único motor económico de una comarca que carga con la tasa de desempleo más alta de Galicia, por encima del 30%.

“Me gustaría que Rajoy venga a Ferrol a explicarle a los ciudadanos donde está el final de la crisis”, terminó Vence, arropado por los diputados Francisco Jorquera, Carmen Adán y Rosana Pérez. “La inactividad está por encima de la ocupación”, recalcó Seixo.

La cadena humana de la CIG también sumó los apoyos de los pósitos de Ferrol y Barallobre, dos de las tres cofradías que faenan en la ría junto con la de Mugardos, y que son el sustento de unas 400 familias de mariscadores con permiso y de otros 80 furtivos que subsisten con lo que esquilman ilegalmente del banco de O Couto (Narón).

Por la cadena de la CIG se dejó caer un manifestante vestido de Papá Noel con más humor que regalos a repartir y un grupo de jubilados retornados que desplegaron una pancarta con sus críticas a la Agencia Tributaria. Durante una hora, la movilización interrumpió el tráfico en el carril externo del puente, canal de salida de la ciudad naval, y la circulación se derivó por la AP-9 y el antiguo puente de Xuvia.