Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

320 trabajadores de Cegasa denuncian su despido sin indemnización

Los trabajadores reprochan al equipo directivo su "pésima gestión" y la pérdida de 600 empleos desde 2008

Trabajadores del Grupo Cegasa, el fabricante de pilas con sedes en Oñati y Vitoria, han acusado a la dirección de la empresa de provocar con su "pésima gestión" el despido de 320 empleados que se van a "ir a la calle sin recibir indemnización alguna".

Este grupo de trabajadores ha difundido un duro comunicado en el que responsabiliza al equipo directivo de Cegasa de la complicada situación en la que se encuentra la firma vasca y del "drama" que se cierne sobre la mayoría de la plantilla. Cegasa, fundada en 1934, se declaró en concurso de acreedores en marzo de este año y a comienzos de diciembre pasado un juzgado de Vitoria autorizó la venta de tres unidades de negocio al fondo de capital riesgo Sherpa Capital por 2,5 millones en efectivo, con el compromiso de conservar 130 puestos de trabajo, el 45% del total, según consta en el auto judicial, aunque los despedidos aseguran que solo se conservará el 29% de los puestos.

Los trabajadores lamentan en su nota que desde 2008, cuando el grupo llegó a facturar 191 millones de euros, se han destruido la friolera de "más de 600" puestos de trabajo". La gota que ha colmado el vaso y enfurecido a los operarios ha sido la valoración "exitosa" que, según describen, se ha trasladado a los medios de comunicación tras la venta de Cegasa a Sherpa Capital.

"320 despidos comunicados a través de un frío correo electrónico, en un alarde más de sensibilidad y buenas prácticas de nuestros dirigentes", aseguran en el comunicado: "¿Es ésta la manera de agradecer a los trabajadores despedidos su implicación con la empresa durante décadas?".

Críticos con "las formas" como se ha gestionado el reducción de la plantilla, los despedidos inciden en la "pésima gestión" del equipo directivo de Cegasa y del administrador único, Aitor Madina, por decidir en 2008 deslocalizar la producción de pilas alcalinas y crear una nueva empresa en China. Entonces se perdieron 184 trabajadores y se dieron posteriormente "pésimas decisiones con idénticas consecuencias" por "quienes dirigen el fatídico rumbo de la empresa". La compañía ha podido recibir unos 20 millones de ayudas de las arcas públicas vascas.

En nombre de las "320 familias que se van a la calle sin indemnización", estos trabajadores denuncian asimismo los "desorbitados salarios" que han venido percibiendo los directivos "mientras la empresa se iba hundiendo" y los empleados "solo hemos sufrido recortes". "Recortes en nuestra capacidad adquisitiva mediante congelaciones salariales, ERE temporales, impagos y finalmente el peor de los desenlaces imaginados, a la calle sin indemnización", critican.

Ante este escenario, también advierten de las "zonas sombrías" que ocultan la venta de Cegasa a Sherpa y la operación de Cega con Azkar. Critican la "irrisoria" cantidad de 2,5 millones que ha pagado por la planta de Oñati y el negocio de comercializados con todas las patentes. Recuerdan que en esa venta se ha tenido en cuenta "un ahorro teórico" de 6,5 millones en concepto de indemnizaciones, ya que ese es la cuantía que supuestamente la empresa hubiera tenido que pagar para indemnizar a las 130 personas que no han sido despedidas y que van a ser subrogadas. "Sin embargo, la realidad es que Cegasa no tiene intención de pagar ni un euro en indemnizaciones", señalan los despedidos, que recalcan que "esos 6,5 millones de ahorro teórico" no son tales.

Además, subrayan que el pasado mes de octubre la dirección, la administración concursal y los trabajadores firmaron un "pacto social" que contemplaba una indemnización máxima de 33 días por año trabajado con hasta 18 mensualidades y, en el último momento se les dice que "no hay tesorería" para hacer frente a ese pago.

Por último critican la opacidad en el proceso de selección de los 130 trabajadores que serán subrogados a la planta de Oñati, a quienes desean suerte pese a saber que verán empeoradas sus condiciones salariales.