Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vila admite que el proceso soberanista “permite resistir” cuatro años de recortes

El consejero afirma que era necesario un proyecto "mínimamente ilusionante"

Vila esta mañana durante la conferencia de prensa en Fórum Europa. Ampliar foto
Vila esta mañana durante la conferencia de prensa en Fórum Europa. ACN

No es el único motivo, pero el proceso soberanista iniciado en Cataluña tenía también como objetivo disimular el malestar suscitado por los recortes presupuestarios iniciados por el Gobierno de Artur Mas desde 2010, en los que la Generalitat ha efectuado un tijeretazo de más de 6.000 millones, más de un 22% sobre la cifra inicial. Así lo ha admitido esta mañana el consejero de Territorio, Santi Vila, quien en una conferencia ha sostenido que la sociedad necesitaba un proyecto "mínimamente ilusionante" para aguantar esos recortes.

"¿Si este país no hubiera hecho un relato en clave nacionalista cómo hubiera resistido unos ajustes de más de 6.000 millones de euros?", se ha preguntado de forma retórica Vila ante un auditorio integrado básicamente por altos cargos de la Administración autonómica y representantes del mundo empresarial catalán, en un acto organizado por Fórum Europa.

Vila ha hecho incluso alguna referencia indirecta a que los ciudadanos han perdido "confianza" en las administraciones y que, a causa de la pérdida de recursos, estas han perdido capacidad para responder a los contribuyentes. El consejero, que hasta ahora se ha caracterizado por ser el miembro del Gobierno con un discurso más autónomo, ha subrayado que los recortes no son el único motivo del tirón del proceso soberanista. Entre ellas ha incluido el cambio generacional --"aquellos que nacieron después de 1960 no votaron la Constitución", ha dicho--  y también las diferencias que separan a los ejecutivos del Estado y de la Generalitat.

Uno de los ejemplos que ha puesto sobre la mesa es que el Ejecutivo de Mariano Rajoy se ha negado a asumir las propuestas reformistas propuestas por el presidente de la Generalitat, Artur Mas. A Rajoy, por ejemplo, le ha reclamado "mayor sentido de Estado" y le ha echado en cara que él no pueda recordar "una visita a Cataluña como presidente del Gobierno y no como presidente del Partido Popular". Por ello ha lamentado que cuando hace una visita "solo se dirige a los suyos".

Sobre el proceso soberanista Vila ha sostenido que ya no se puede dar marcha atrás, ya que "frustraría" a los más de dos millones de personas que participaron en la consulta del pasado 9 de noviembre. No obstante, ha tomado el discurso del Gobierno y se ha negado a convocar elecciones si no hay consenso entre los partidos que defienden la independencia para lanzar una candidatura única. "Si tenemos que hacer unas elecciones para cambiar de gobierno ya las haremos cuando toquen", ha sentenciado respecto a la demanda de avanzar elecciones de a mayoría de las fuerzas soberanistas. Respecto a los Presupuestos del próximo año, el consejero ha reclamado la necesidad de aprobarlos para dar "dinamismo" a la economía.