Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cita por el diálogo social agranda la brecha entre el Ejecutivo y ELA y LAB

Las centrales nacionalistas acusan al Departamento de Aburto de "dar alas" a una patronal "predemocrática"

Los sindicatos ELA y LAB han acusado al Gobierno vasco de "dar alas a una dirección patronal predemocrátiva" por seguir adelante con la convocatoria de la Mesa de diálogo social "sin que Confebask explique el contenido y el origen del documento con su alegaciones al borrador de decreto sobre depósito de estatutos de las organizaciones sindicales y empresariales".

En un comunicado, los sindicatos han señalado que las manifestaciones realizadas este lunes por el presidente de Confebask, Miguel Ángel Lujua, se corresponden "con el contenido del documento atribuido a Confebask" que han dado a conocer los sindicatos, en el que "defienden que se pueda instar un procedimiento para ilegalizar como sindicatos a ELA y LAB".

En concreto, han aludido a las palabras de Lujua en las que decía que "si en algún momento una organización sindical (...) no cumple el 100% de sus fines" que, "el funcionario del Registro no tenga capacidad para decir que esta organización sindical pueda quedar desacreditada", sino que, "en todo caso fuese un juez".

ELA y LAB ha afirmado que el Gobierno "no quiere que nada altere el plan trazado" y consideran que "hay una decisión tomada para continuar con la mesa".

"La mesa anunciada para el jueves día 4 de diciembre satisface los objetivos de las tres partes que acudirán; los del Gobierno vasco, porque seguirá aplicando políticas de ajuste mientras algunos llaman a eso 'diálogo social'; los de Confebask, porque obtiene reconocimiento y legitimidad política del Gobierno, y social -que tanto necesita-, por parte de la minoría sindical; los de CC OO y UGT, porque estas mesas siempre han sido una fuente de financiación pública", han añadido.

EH Bildu considera que no se dan las condiciones para celebrar la reunión por la ausencia de la mayoría sindical

ELA y LAB, que han indicado que quien "más fondos se lleva es la propia patronal", han denunciado que la solicitud de Confebask para que "sea un juez quien pueda ilegalizar a ELA y LAB no cambia los planes del Gobierno de Lakua".

Frente a esta postura, el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha reafirmado su compromiso con el diálogo social y, ante la decisión de ELA y LAB de no acudir a la reunión que celebrarán este jueves el Ejecutivo, la patronal y otros sindicatos, ha advertido de que "cruzarse de brazos" ante los "desafíos" del mercado laboral es una "irresponsabilidad".

Erkoreka ha explicado que la reunión de la Mesa de diálogo social debe abordar cuestiones como los problemas del paro juvenil y otros efectos negativos de la crisis económica sobre el mercado laboral. Por ese motivo, ha reafirmado el compromiso del Ejecutivo con este foro, en el que participan la propia Administración, la patronal y los sindicatos.

Por su parte, EH Bildu ha pedido hoy al Gobierno vasco que desconvoque la cita porque "no está asegurada la participación de la mayoría sindical" y además la patronal "está dispuesta a ilegalizar a quienes se sientan al otro lado de la mesa".

La parlamentaria de la coalición abertzale Belén Arrondo ha hecho esta petición al Ejecutivo vasco ante la convocatoria de este órgano de encuentro entre el Ejecutivo, los sindicatos y la patronal, que no se reúne desde la pasada legislatura y al que no asistirán ELA y LAB.

Para EH Bildu "no se dan las condiciones para que se reúna" la mesa porque en principio no asistirán los sindicatos mayoritarios y porque "el debate no es posible" cuando una parte, Confebask, está "dispuesta a ilegalizar" a la otra.