Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esquerra salva a Mas de ir a declarar en la ‘comisión Pujol’ del Parlament

Aprobada la comparecencia de los expresidentes González y Aznar

Miguel Ángel Mayo, David Fernández y Esther Andreu. Ampliar foto
Miguel Ángel Mayo, David Fernández y Esther Andreu.

Esquerra Republicana evitó este lunes que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, haya de comparecer en la comisión que investiga el fraude fiscal, la corrupción política, así como los negocios de la familia de Jordi Pujol. El portavoz republicano, Oriol Amorós, argumentó su oposición “por lo que representa la figura del presidente”, y reclamó que Mas acuda a la comisión de asuntos institucionales, para explicar su política en esas materias. Solo CiU se sumó a la idea de salvar al president de la comparecencia, pero bastó con ello por la aritmética parlamentaria.

“No tenemos nada que esconder, pero queremos un país limpio y no de justicieros”, explicó Meritxell Borràs, portavoz nacionalista, en una intervención leída en la que reclamó que la comisión no se convierta en un circo mediático.

La comisión arrancó sus trabajos con la comparecencia de Miguel Ángel Mayo, coordinador en Cataluña del Sindicato de Técnicos de Hacienda, quien aseguró que el fraude fiscal representa el 24,6 % de su PIB, es decir, entre 16.000 y 18.000 millones de euros anuales. “Uno de cada cuatro euros escapa al control fiscal”, insistió Mayo, para quien la corrupción política tiene un coste negativo en la obtención de inversiones por la “imagen exterior” que se proyecta.

Tras su intervención se aprobó la comparecencia de otras 43 personas. Entre ellas, las de los expresidentes del Gobierno Felipe González y José María Aznar. El presidente de la comisión, el diputado de la CUP David Fernández, calificó a Aznar de “el comisionista de Abengoa” antes de votar, lo que provocó las críticas del diputado del PSC Jordi Terrades y Sergio Santamaría, del PP. Los dos partidos votaron en contra de llamar a los expresidentes, pero la abstención de CiU fue decisiva para que se aprobara, y supone un cambio de posicionamiento respecto a la semana pasada, en que los nacionalistas se opusieron. El Estatuto establece en su artículo 59 que las personas llamadas “han de comparecer obligatoriamente”. Ahora se les comunicará el acuerdo para que designen la fecha en que puedan acudir

El primer experto dice que el fraude fiscal en Cataluña alcanza el 24,8% del PIB

Entre las comparecencias aprobadas este lunes  se incluye también la del consejero de Empresa y Empleo de la Generalitat, Felip Puig, así como la del exconsejero de Economía de CiU Macià Alavedra, la del exsecretario general de la Presidencia de la Generalitat Lluís Prenafeta y la de los saqueadores confesos del Palau de la Música Fèlix Millet y Jordi Montull. También han sido llamados el exjuez prevaricador Lluis Pasqual Estevill, el financiero Javier de la Rosa o el empresario condenado Fidel Pallerols.

En la lista de citados aparece también Joan Piqué Vidal, el que fuera abogado de Jordi Pujol en el caso Banca Catalana, el extesorero de CDC Daniel Osàcar, el exalcalde de Santa Coloma de Gramenet Bartomeu Muñoz, o el empresario Josep Maria Penin. En todos estos casos, las comparecencias habían sido solicitadas por Esquerra, ICV, Ciutadans y la CUP.

Como el PSC anunció hace días que las apoyaría, CiU replicó ayer con la petición de otras ocho comparecencias, entre ellas la del exvicepresidente de la Generalitat y exlíder de Esquerra, Josep Lluís Carod-Rovira. Tanto socialistas como nacionalistas insistieron en que no existía ningún “pacto de silencio” entre ellos, después de que la semana pasada, se pusieran de acuerdo para vetar los nombres que finalmente se aprobaron este lunes.

Más información