Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mitad de los ayuntamientos pagan a sus proveedores fuera de plazo

Los municipios acumulan facturas por 487 millones de euros

Badalona, Reus y Lleida, entre las ciudades que más tardan a afrontar sus deudas

Más de la mitad de los ayuntamientos catalanes pagan a sus proveedores más allá de los 30 días de plazo que fija la ley. Así consta en la documentación que 705 de los 947 municipios han remitido al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. Las corporaciones locales —consistorios, consejos comarcales y diputaciones— acumulaban desde enero hasta septiembre 487 millones de euros en deudas comerciales. Solo las 14 mayores ciudades y las cuatro diputaciones tienen pendientes de pago 173 millones. Entre estas, Badalona, Reus y Lleida son las que más tarde abonan sus facturas.

Las Administraciones están obligadas a saldar las facturas de sus proveedores por ley en un tope de 30 días desde la entrega de la mercancía. La norma introduce una salvedad: que ambas partes pacten un plazo distinto. En este caso, el pago debe realizarse en un máximo de 60 días. La Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMM), sin embargo, llevó a Bruselas ese precepto, puesto que entiende que esa ampliación solo puede ser la excepción a la norma. La prueba de que ello no es así es el método de Hacienda para que las Administraciones estimen los periodos de pago: el contador empieza 30 días después de que se haya emitido la factura. “No podemos admitir que la Administración haga trampas. Como primer contratante del país, el sector público debe hacer frente a las facturas con sus proveedores y estos de inmediato deben pagar a los subcontratistas”, explica el presidente de la PMM, Antoni Cañete.

Entre los grandes municipios, Badalona —gobernada por el PP— es el que peor paga: lo hace a 79,3 días, lo que significa que a la práctica salda sus deudas con los proveedores a los 109,3 días de haber presentado su factura al Ayuntamiento. Eso es más del triple del tiempo previsto por la ley. Del mismo modo, Reus cumple a los 87 días y Lleida, a los 86 (con los 30 de margen que deja Hacienda incluidos). La ciudad de Barcelona solo paga cuatro días fuera de plazo, mientras que Sant Boi de Llobregat lo hace incluso antes de que venza el plazo legal: a los 28 días.

Entre los municipios de menos de 50.000 habitantes y las entidades locales, Vila i La Vall de Castellbò paga a 243 días y el Consejo Comarcal del Alt Camp lo hace a 231 días. Fuentes de esta entidad explicaron que, en efecto abonan sus facturas tarde por falta de liquidez. El tercer lugar lo ocupa Roquetes, que salda sus cuentas con 184 días de retraso. Desde el Ayuntamiento explicaron que el Consistorio ha ido rebajando la morosidad con sus proveedores comerciales, si bien el tramo final del año es el más complicado, puesto que llega el momento de la paga extra de Navidad y el vencimiento de varios préstamos.

“La morosidad es la principal causa de cierre de empresas”, dice Antoni Cañete

Mollet del Vallès paga a sus proveedores a 102 días (132 reales). Su concejal de Economía Josep Garzón, explica que parte de ese retraso se debe a que no logra cobrar la deuda de la Generalitat. “No hemos percibido aún lo correspondiente al Plan de Barrios de 2008”, se queja el concejal. Garzón explica que el Ayuntamiento cuenta con muchos servicios convenidos con la Generalitat, de los cuales los de empleo o formación han requerido más recursos a raíz de la crisis. Sin embargo, el dinero del Gobierno catalán no llega, en especial de los departamentos de Bienestar y Enseñanza. Por ejemplo, el 10% del presupuesto municipal, explica, va al Instituto Municipal de Servicios a los Discapacitados, que depende de fondos de la Generalitat.

Los datos de Hacienda, sin embargo, no incorporan en su método de cálculo las deudas entre Administraciones. “Durante mucho tiempo el sector público se ha financiado a través de los proveedores. Y esa morosidad ha supuesto el cierre masivo de empresas. Ha sido la causa más importante de ceses de actividad y pérdidas de puestos de trabajo”, sostiene Antoni Cañete. Entre quienes sí pagan a tiempo están Ascó (Ribera d’Ebre), Naut Aran (Vall d’Aran), Alcarràs (Segrià), Solsona (Solsonès) y Celrà (Gironès).

Días de pago desde la recepción de la factura

  • Grandes ciudades. Las ciudades que más tardan en saldar sus deudas son Badalona (109,31 días), Reus (87,03 días) y Lleida (86,99 días). Las más cumplidoras son Barcelona (34 días), Girona (32,64 días) y Sant Boi de Llobregat(28,33 días).
  • Municipios. Las localidades de menos de 50.000 habitantes más morosas son Vila i La Vall de Castellbò (243 días), Roquetes (184,48 días) y Campelles (182 días). Los más cumplidores son Bràfim, Vallfogona de Ripollès y Siurana, que pagan casi al momento.
  • Diputaciones. El periodo de pagos no se aleja del tope legal: Lleida (40 días), Tarragona (37), Girona (33) y Barcelona(30).
  • Consejos comarcales. Los que acumulan más retrasos son el del Alt Camp (231 días), Tarragonès (153) y Alt Empordà (149). El del Baix Llobregat paga a 32,6 días.

Más información