Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez valida la licencia del vertedero de residuos de Nerva hasta 2033

La magistrada considera que Befesa dispone de licencia por silencio administrativo

El vertedero de residuos tóxicos y peligrosos nacido en 1998 en Nerva (Huelva), denominado medioambiental, nacido con polémica y causante de una enorme brecha en la relación entre los vecinos, tiene actividad para años. De momento, hasta 2033 según la sentencia del Juzgado Número 2 de lo Contencioso-Administrativo de Huelva que ha dado la razón a Befesa, la empresa que gestiona el depósito, para recrecer el vaso.

La juez ha fallado a favor de la empresa por “silencio administrativo” del Ayuntamiento, que gobierna el PSOE. Según la magistrada, el gobierno local no llegó a oponerse oficialmente a la Autorización Ambiental Integrada de la Junta.

El alcalde, el socialista Domingo Domínguez ha anunciado que recurrirá la sentencia y la empresa ha saludado la resolución judicial considerando que la autorización solicitada es “compatible” con la normativa urbanística municipal.

Las sospechas sobre la saturación del mayor basurero tóxico de Andalucía, que niega la empresa, llegaron al Parlamento en septiembre pasado, cuando todos los grupos políticos aprobaron una proposición para comprobar el nivel de ocupación del vertedero, ubicado a unos 800 metros del municipio. La secretaria general de Gestión Integral del Medio Ambiente y Agua de la Junta, Carmen Lloret, defiende la iniciativa parlamentaria como un refuerzo “de las labores de seguimiento de vigilancia y control que realiza de forma continua la Junta”.

Domingo Domínguez reitera que el vertedero no ha traído nada bueno al municipio. “Con el tiempo, hemos comprobado que el vertedero no ha dejado en Nerva nada positivo: ni de responsabilidad social de la empresa ni de creación de empleo ni de ubicación de otras fábricas que pudieran beneficiar económicamente al municipio”.

Desde que se aprobara la iniciativa en el Parlamento los técnicos han estado estudiando si “efectivamente los niveles de la estructura donde se depositan los residuos son estables y cumplen la legalidad”. Esas mediciones han concluido ya pero se está a la espera del pronunciamiento de la Consejería de Medio Ambiente. Carmen Lloret precisa que la última modificación de la Autorización Ambiental Integrada (el documento que permite los depósitos) fue de 2012 y en ella únicamente se establecieron condicionantes que tenían que ver con la gestión de las aguas y de los residuos alrededor de la planta, pero no recogía nada respecto a la cantidad de toneladas de desechos que pueden acumularse en los vasos, un aspecto que no se ha modificado desde la primera autorización concedida al centro, en 2003, y que se mantiene en los mismos términos en la de 2012.

Carmen Lloret subraya que, según los datos de los que dispone la Junta, a fecha de 2013 los depósitos “no estaban colmatados”. Nereida Pascual, directora de la instalación de Befesa, también remarca que sus instalaciones tienen una vida útil de 25 años y no está colmatadas. Según los datos de 2013, los depósitos poseen una capacidad total de 958.572 metros cúbicos y hay 628.353 disponibles.