El gigante negro de Pamplona en Nueva York, según Fermin Muguruza

El cómic 'Black is Beltza', creado junto a Harkaitz Cano y Jorge Alderete empuja una exposición, varias proyecciones y toda una serie de actividad en La Alhóndiga

Harkaitz Cano, Jorge Alderete y Fermin Muguruza en la presentación de 'Black is Beltza'.
Harkaitz Cano, Jorge Alderete y Fermin Muguruza en la presentación de 'Black is Beltza'.Fernando Domingo-Aldama

En 1965, los gigantes de Pamplona cambiaron las calles de San Fermín por la enorme magnitud de la Quinta Avenida de Nueva York, a donde se acercaron para participar en la Exposición Universal. Pero el icónico gigante negro se quedó en el camión. Era demasiado ofensivo para una sociedad americana que acababa de ver morir al activista Malcolm X. Ese es el punto de partida de Black is Beltza, la obra creada por Fermin Muguruza (Irún, 1963), Harkaitz Cano (Lasarte, 1975) y el dibujante argentino Jorge Alderete (Provincia de Santa Cruz, 1971) que comenzó siendo un cómic, se transformó en una proyección animada, una canción y en una exposición, y acaba siendo motivo central de las actividades de la Alhóndiga de Bilbao hasta febrero.

Actividades paralelas

El cómic Black is Beltza empuja toda una serie de actividades en paralelo en la Alhóndiga de Bilbao. Algunas de las más destacadas.

  • 14 noviembre: master class del Dr. Alderete, Excusas para diseñar
  • 19 noviembre: Encuentro con la compositora y cantante Maika Makovski, Black is the colour
  • 20 noviembre: Proyección del documental libanés Next Music Station, en Zinebi
  • 21 noviembre: Concierto OY. Música bajo el agua
  • 22 noviembre: Encuentro con Manu Chao, Jacek Wozniak y Madjid Fahem
  • 19 diciembre: Proyección de Black is Beltza
  • 9 enero: Encuentro con Mikel Antero, Del cómic a la animación
  • 17 de enero (Cumpleaños de Muhammad Ali): Clase maestra con Raquel Koroma y Makady Jammeh / Concierto DJ DZ, Ali en Ambigún
  • 22 enero: Encuentro con Ruper Ordorika

Esta curiosa premisa impulsa a los autores a narrar un thriller de acción que lleva a su protagonista, el bailarín Manez Unanue que se quedó sin pasearse la Gran Manzana, por diez ciudades por todo el mundo. México, Argel, Tijuana, Cuba, Monterrey, San Francisco o Biarritz sirven a Muguruza y Cano para recorrer en un solo tomo los conflictos raciales y políticos de la época: los disturbios raciales tras la muerte de Malcolm X, las alianzas entre Panteras Negras y la División de Inteligencia Cubana, el movimiento hippie, la sombra del Che y, por supuesto, la dictadura franquista en Madrid. Todo nació, sin embargo, en un pequeño detalle, en el momento en el que Cano, responsable de novelas como Twist o el poemario Compro oro, vio la fotografía de la comparsa paseando entre los rascacielos.

La Alhóndiga se ha puesto sus mejores galas para la ocasión. Se ha vestido de Black is Beltza. Su programa paralelo, que se extiende hasta el 5 de febrero de 2015, incluye conciertos, encuentros con el cantante Manu Chao o Ruper Ordorika, proyecciones de las películas elegidas de cada una de las ciudades protagonistas y hasta con una cena temática acorde con la propuesta en el restaurante Ambigún. Los eventos comienzan el viernes con una clase maestra de dibujo del Dr. Alderete.

Vídeoclip de Black is Beltza, de Fermin Muguruza y Boots Riley-The Coup. / FERMIN MUGURUZA

Muguruza, conocido por su música, ha aprovechado la ocasión, además, para escribir una canción junto a los Boots Riley-The Coup y para animar el cómic, que se proyectará en la propia Alhóndiga el 19 de agosto, como parte central de una exposición multimedia que incluye un repaso histórico de los eventos más importantes, además de una muestra pormenorizada del proceso de creación del cómic. Todo ello protegido por los gigantes negros que ahora sí pueden dejarse ver sin censuras frente al público.

Sobre la firma

Eneko Ruiz Jiménez

Es periodista en la sección de redes sociales, aunque lo que más le gusta es hablar de cine, series y cómics. No sabe montar en bicicleta.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS