Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat destruye todos los datos del registro de voluntarios del 9-N

El Gobierno catalán ha comunicado la decisión en un correo electrónico de agradecimiento

Voluntarios en una mesa de votación en Barcelona. Ampliar foto
Voluntarios en una mesa de votación en Barcelona.

La Generalitat de Catalunya ha comunicado a los voluntarios que participaron en el 9-N que ha empezado a destruir todos los datos del registro en el que se inscribieron, "una vez logrado el objetivo" por el que se creó este fichero. En un correo electrónico remitido en las últimas horas al grupo de "voluntarios de equipamiento", que se encargaron de los locales de las votaciones, la Generalitat les agradece su trabajo y les comunica que es la última vez que se pone en contacto con ellos, porque "se destruirán todos los datos del registro de voluntarios".

"La transmisión de este correo de agradecimiento es la última actuación que se hace con el registro de voluntarios 9-N. De acuerdo con la normativa de protección de datos, una vez logrado el objetivo por el que se creó, se destruirán todos los datos del registro de voluntarios del 9-N", remarca el correo, enviado desde la web "Tu participes" de la Generalitat.

Fuentes del gobierno catalán han señalado que la Generalitat se responsabiliza de la entrega a los "voluntarios de equipamientos" de las llaves de los centros públicos en los que se celebró la consulta, una vía con la que se pretendería evitar que los directores de estos locales tuvieran que asumir ninguna responsabilidad.

La misiva, que no va firmada, destaca que los voluntarios han sido "la pieza clave e imprescindible" del proceso y los que han hecho posible que los ciudadanos de Cataluña "hayan podido ejercer el derecho a participar y manifestar libremente y democráticamente su opinión" sobre el futuro político de Cataluña. "Queremos dejar constancia de nuestro agradecimiento profundo, convencidos que la ilusión por el futuro de Cataluña nos permitirá seguir avanzando juntos", concluye la carta.

Según han informado fuentes de los sindicatos de Enseñanza, varios directores de instituto entregaron las llaves del centro educativo a los servicios territoriales, antes del 9-N, con el fin de evitar ser ellos los que facilitaran la apertura del centro a los voluntarios y no tener que asumir una eventual responsabilidad penal.

El Departament de Enseñanza, que no dio ninguna instrucción por escrito en todo el proceso, se ha limitado a confirmar que fue la administración catalana la que facilitó las llaves de las escuelas a los "voluntarios de equipamientos".

En sus diligencias de investigación sobre la consulta, la Fiscalía Superior de Cataluña pidió a los Mossos d'Esquadra que identificaran a las personas responsables de la dependencia bajo cuya autorización se franqueó el acceso a los delegados de las entidades convocantes del proceso participativo. Sin embargo, los Mossos, que no efectuaron ninguna identificación durante la jornada, remitieron un escrito a la Fiscalía en el que adjuntaron una carta de la vicepresidenta del Gobierno catalán, Joana Ortega, en el que señalaba que no estaba en condiciones de proporcionar estas identidades, ya que "se ignoran las condiciones concretas en que se puede haber accedido a cada una de las dependencias".

Cuando la Generalitat inició su campaña para captar voluntarios ya anunció que, una vez celebrado el proceso participativo destruiría los archivos, en virtud de la normativa de protección de datos. Los voluntarios del 9-N también han recibido un mensaje telefónico, en este caso firmado por la propia Ortega, en la que la vicepresidenta del gobierno catalán agradece su labor: "Gracias, sois fantásticos. Sin vosotros no habría sido posible. Habéis hecho historia, y un modelo de civismo ejemplar".

Más información