Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez: “Cataluña ha convertido en urgente la reforma constitucional”

El secretario general del PSOE exige a Rajoy que deje de escudarse en los tribunales

Reclama un espacio para el diálogo y la negociación al margen de la intervención judicial

Iceta y Sánchez esta mañana en Barcelona. Ampliar foto
Iceta y Sánchez esta mañana en Barcelona.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha urgido esta mañana desde Barcelona a Mariano Rajoy a que inicie la reforma constitucional para resolver el encaje de Cataluña en España y regenerar la vida política. Si el presidente del Gobierno no reacciona, los socialistas tienen la intención de impulsar esa reforma "con o sin Rajoy", ha dicho Sánchez, si bien no ha concretado cuáles serán los pasos que dará el PSOE en ese sentido. "Los irán conociendo en las próximas semanas y meses", ha dicho el líder del socialismo español.

Pedro Sánchez se ha desplazado a Barcelona para participar en la reunión de la ejecutiva del PSC de Miquel Iceta, en un gesto inusual y que refleja la sintonía entre ambos partidos. Los socialistas catalanes discrepan del PSOE en que debe celebrarse en Cataluña una consulta legal y acordada, pero ambos partidos coinciden en la necesidad de la reforma constitucional, en la línea de la declaración de Granada apoyada por el socialismo español en Granada en julio de 2013.

En ese sentido, el líder del PSOE ha reclamado a Rajoy "que deje de escudares en los tribunales como único eje del debate político y abra el diálogo de la negociación política". Sánchez considera que la sociedad catalana está "más fracturada" tras la consulta del domingo y que hay afrontar este "momento difícil". Por eso ha reclamado al presidente del Gobierno que abandone el "inmovilismo", y al de la Generalitat, que reconozca el "fracaso del frentismo".

Sánchez ha mostrado su "respeto" por los más de dos millones de catalanes que ayer participaron en la consulta y que "tienen que ser tenidos en cuenta en Cataluña y fuera de aquí". Al tiempo, sin embargo, ha recordado que "también hubo millones de catalanes que consideraron que la propuesta independentista no era la manera de resolver el encaje de Cataluña en España".

Para el líder del PSOE, ha llegado el momento de "abrir un nuevo tiempo en política española" ante la crisis institucional que afecta a Cataluña y al resto de España. El análisis de Sánchez es que existe "un conflicto", pero también una solución que pasa por la reforma constitucional que proponen los socialistas.

Algunos de esos puntos, añadió el líder del PSOE, están contenidos en la declaración política que ha aprobado esta mañana la ejecutiva del PSC, en la que se reclama el reconocimiento de las singularidades propias de las nacionalidades históricas y sus "derechos históricos", así como la definición precisa de las competencias del Estado y la atribución de todas las demás a las comunidades autónomas.

Los socialistas catalanas también abogan porque los temas lingüísticos, educativos y culturales sean "competencia estricta" de las comunidades con lengua propia y que se constitucionalice un sistema de financiación basado en el principio de solidaridad y ordinalidad en el sentido recogido en la sentencia del Tribunal Constitucional sobre Estatuto catalán "excluyendo la peor condición relativa de quien contribuye con respecto de quien se beneficia".

Sánchez ha avanzado que reclamará una entrevista a Mas y Rajoy para abordar la nueva etapa política que se abre tras el 9 de noviembre. "Cataluña ha convertido la reforma constitucional en urgente, pero en España hace también mucha falta, para recoger las virtudes del texto de 1978 y mejorarlo para acabar con los vicios y las inercias" de la Constitución vigente. "La mejor manera de defenderla es renovarla y la peor, petrificarla".

La llegada de Sánchez se produce después de que más de unas 2.236.806 personas, según la Generalitat, participaran en el proceso del 9-N celebrado ayer, que había sido impugnado por el Gobierno y suspendido por el Tribunal Constitucional. Según los datos de participación, el 80,72% del total de participantes optaron por el doble 'sí' a favor de la independencia, mientras que el número de personas que han apoyado que Cataluña sea un Estado, pero no independiente, llegó a 10,09%. Los contrarios a que se convierta en un Estado fueron el 4,54%.

Más información