Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta cambió los criterios de adjudicación en concursos ya iniciados

Obras en las que se propusieron rebajas del 30% acabaron costando un 50% más

El Consello de Contas detectó que en 2010 y 2011 las consellerías de Medio Ambiente y Medio Rural cambiaron o improvisaron criterios de puntuación de las ofertas presentadas a varios concursos cuando ya se estaba produciendo esa valoración. Así sucedió con la construcción de dos carreteras (la circunvalación de Noia con un puente sobre la ría y la PO-255 entre Ponte Caldelas y A Lama) y con la contratación de dos servicios de helicópteros y aviones contra los incendios forestales. Los cuatro contratos fueron adjudicados por un importe total de casi 55 millones de euros, más IVA.

 En el caso de las carreteras, Contas señala que “se introdujeron en el informe de valoración pequeñas variaciones [con respecto a los pliegos de licitación] alterando en definitiva los criterios de puntuación de los expedientes”. El puente de Noia fue licitado por 32.977.979,53 euros y se lo adjudicó Puentes y Calzadas frente a otras ocho competidoras pese a ofrecer una rebaja de apenas 4,53 euros. La carretera PO-255 se la adjudicó Copasa por 7,6 millones frente a otras 20 ofertas.

En cuanto a los helicópteros y aviones contratados por Medio Rural, Contas censura que en las ofertas presentadas “se valoraran elementos no incluidos en los pliegos” de licitación en un concurso adjudicado por 13,5 millones, y que “se valoraran de forma desigual las mismas mejoras” que presentaron dos empresas distintas en el otro contrato, firmado por medio millón de euros. En general, Contas culpa a la Xunta de que a los nueve procedimientos para contratar medios aéreos que analizó concurriesen muy pocas empresas con “escasa puntuación técnica” y “bajas de los precios de adjudicación poco relevantes”. Inaer, sola o en asociación con otras firmas, se llevó seis de los contratos, un total de 57 millones de euros tras haber ofrecido rebajas totales por apenas 320.000 euros, un 0,5%.

En materia de carreteras, Contas también llama la atención sobre los sobrecostes de tres obras concretas. El acondicionamiento de la AC-444 entre Negreira y Ponte Faílde fue licitado por cuatro millones de euros y se lo adjudicaron Acciona y Mantenimientos Alcuba por tres millones, con una rebaja del 25%. La Xunta autorizó posteriormente dos modificados de la obra que la encarecieron un 71% con actuaciones que “difícilmente obedecen a causas imprevisibles”. La construcción del nudo de Curro que conecta la autovía del Salnés con la futura autovía a Vilagarcía se licitó por 31,5 millones y se lo adjudicaron Puentes y Copasa por casi 21 millones, con una baja del 33%. El mismo día de la adjudicación ya se autorizaron modificaciones y la obra acabó costando un 56% más. La tercera obra es la mejora de la AC-550 entre Muros y Noia. Se la adjudicó Copasa por 11 millones de euros tras ofrecer una rebaja del 32% con respecto al importe de licitación de 16,4 millones, pero acabó costando un 52% más tras autorizarse “una obra independiente no contemplada en el proyecto original”, dice Contas.

El ente fiscalizador también destaca la adjudicación de una glorieta en Narón a Misturas Obras e Proxectos porque ofreció un ahorro “determinante para la adjudicación” de apenas 77 céntimos en una obra de 235.000 euros. Aun así, esa baja fue mejor que la de las otras dos empresas invitadas discrecionalmente por la Xunta a plantear ofertas.