Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘president’ no aclara si volverá a ser candidato

El presidente catalán enfría la convocatoria de unas elecciones anticipadas

El presidente catalán, Artur Mas, intentó frenar ayer la idea de que unas elecciones autonómicas en los próximos meses son inevitables. Según Mas, el adelanto electoral solo tiene sentido “si sirve para hacer el referéndum que no se ha podido hacer de otra forma; no lo tiene, opinó, “si [las elecciones] solo son para cambiar el Gobierno”. También aseguró que no sabe si volverá a ser candidato a la presidencia.

Mas sigue intentando no tener que convocar elecciones si antes no cuenta con el apoyo de Esquerra Republicana de Catalunya para configurar una candidatura conjunta que, a su entender, daría a los comicios un carácter plebiscitario sobre la independencia. Pese a las reticencias de CiU, Mas incluso plantea retirarse y permitir que otra persona, ya sea de ERC o de entidades soberanistas, encabece esta eventual lista. En una entrevista en la web Ara.cat en la que no citó directamente a los republicanos, el president admitió que todavía no tiene nada pactado. “No está hablado ni acordado, y no lo haremos antes del 9 de noviembre”, dijo.

El único objetivo de la Generalitat es, según Mas, que la consulta alternativa del 9 de noviembre sea un éxito de participación. Aunque algunos dirigentes de Convergència apuestan por una cifra que supere los dos millones de personas, Mas se negó a poner cifra alguna. “No me corresponde”, zanjó. Sí intentó movilizar al electorado nacionalista asegurando que el Gobierno de Mariano Rajoy y los detractores del “derecho a decidir” minimizarán la cuestión catalana si las urnas no se llenan. “Nadie, ni en Madrid ni en Europa, nos espera para que proclamemos el Estado catalán; no podemos permitirnos el lujo de que ningún punto del proceso salga mal”, afirmó.

El presidente catalán dijo estar convencido de que el sucedáneo de consulta podrá celebrarse porque el Gobierno no conseguirá impugnarlo. Y es que el proceso participativo no se deriva ni de un decreto ni de ningún acto administrativo fácilmente impugnable por parte del Gobierno. “¿Qué nos impugnarán? ¿Los voluntarios?”, se preguntó el presidente catalán con un punto de ironía.

En la entrevista, Mas salió en defensa del expresidente Jordi Pujol asegurando que, hasta donde él sabe y por lo que conoce a Pujol, no es una persona corrupta. “El tema del dinero no es para él lo que más le interesa en la vida”, aseguró. “Tampoco sé si puede haber cometido algún delito, pero en mi conciencia personal, hasta donde yo sé, es una persona que no se comporta como una persona corrupta”, remachó. Sí dudó de la investigación. “He visto a este Estado actuar con grandes montajes que han acabado prácticamente en nada o directamente en nada”, resumió.

Más información