Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La minera revela avances para reflotar Corcoesto con la ayuda de la Xunta

Salvemos Cabana acusa a la multinacional de tender una “cortina de humo” para "retomar las expectativas" sobre un plan “inviable”

La Xunta no da por muerto el proyecto de Edgewater Exploration para explotar el oro de Corcoesto. La multinacional canadiense que solicitó el permiso para extraer el mineral de esta parroquia del municipio coruñés de Cabana de Bergantiños y a la que el Gobierno gallego suspendió repentinamente la tramitación tras multitudinarias manifestaciones de protesta de los opositores al plan, ha anunciado que mantiene avanzadas negociaciones con una empresa española de ingeniería y construcción para cerrar un acuerdo que le permita cumplir las exigencias de solvencia financiera que esgrimió la Consellería de Industria para dar marcha atrás a las autorizaciones. En una comunicación oficial a sus inversores, la cúpula de Edgewater, firma matriz de Mineira de Corcoesto, SL que cotiza en la Bolsa de Toronto, informa de que en estos contactos participa la propia Xunta.

“Las negociaciones con este socio español han tenido lugar con la Xunta mediante”, desvela la multinacional, “en plena participación y contemplando todos los permisos requeridos”. La consellería no desmiente que esté ayudando a Edgewater en sus conversaciones con el posible socio financiero y se limita a insistir en que no comenta planes privados. “La Xunta no se pronuncia sobre proyectos mercantiles que no se presentan a la Administración”, esgrimió ayer un portavoz oficial de Industria.

Desde la ciudad canadiense de Vancouver, la cúpula de Edgewater asegura que el acuerdo con este hipotético socio, que entraría en la inversión con una participación importante, está solo a la espera de que la Xunta confirme que las condiciones financieras en las que se desarrollaría el proyecto cumplen los requisitos exigidos. Mientras el Gobierno gallego responde que “no ha recibido ningún proyecto”, fuentes conocedoras de los contactos entre la Administración autonómica y Edgewater afirman que estos se desarrollan “al más alto nivel”.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunció hace un año que suspendía el proyecto, para sorpresa de Mineira de Corcoesto. La empresa, a la que el Gobierno gallego elevó las exigencias financieras reclamándole 30 millones de euros como capital desembolsado, presentó un recurso de alzada al expediente de suspensión que la consellería aún está “estudiando”.

Salvemos Cabana, la plataforma ciudadana que lidera las movilizaciones contra la reapertura del filón, explotado por última vez a principios del siglo XX por una compañía inglesa, ve en el anuncio de Edgewater una “cortina de humo” para “retomar unas expectativas” que desde un principio no fueron “factibles”. “El proyecto minero se ha demostrado claramente inviable y no solo a nivel técnico y financiero, sino que a nivel ambiental supone una carga del todo inasumible para una comarca históricamente enraizada en los sectores agropecuarios, marisquero, pesquero y turístico”, afirma el colectivo.

Las espadas de promotores y detractores de la mina siguen en alto. La comisión de peticiones de la Eurocámara mantiene abiertas dos denuncias contra el proyecto hasta que se suspenda definitivamente. El nuevo plan de urbanismo impulsado por el PP en Cabana reserva suelo al yacimiento.

Más información