Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El lehendakari aboga por la dignidad de las personas en Euskadi

Inaugurada una nueva sede del Banco de Alimentos de Álava, en el polígono de Júndiz

Primera fila con autoridades y representantes del Banco de Alimentos de Álava.
Primera fila con autoridades y representantes del Banco de Alimentos de Álava.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha afirmado este lunes que la dignidad de cada una de las personas es la que conforma la dignidad de la sociedad de la que forman parte y ha dicho que cada día es una "oportunidad" para trabajar por esa dignidad.

Urkullu ha presidido en el polígono de Júndiz, en Vitoria, la inauguración del nuevo pabellón del Banco de Alimentos de Álava, un acto al que han asistido el diputado general de Alava, Javier de Andrés, y el alcalde de Vitoria, Javier Maroto, entre otros. El año pasado el Banco de Alimentos de Alava atendió a 17.500 personas sin recursos, un 29 % más que en 2012.

En su intervención, Urkullu se ha mostrado orgulloso y honrado como lehendakari y como persona de poder participar en el acto y, mientras miraba las cuatro paredes del pabellón, ha explicado que era más que una infraestructura. "Este pabellón tiene alma", ha proclamado.

"Quiero un país en el que todas las personas nos sintamos orgullosas cuando nos miramos unos a otros a los ojos", ha sentenciado.

De Andrés ha recordado que el Banco de Alimentos cuenta con este nuevo pabellón gracias a un acuerdo entre el Gobierno vasco y la Diputación que preside que, ha señalado, destina el 42 % de sus presupuestos a gasto social.

Por su parte, Maroto ha manifestado que "hay que estar del lado de las personas que de verdad necesitan" ayuda y ha defendido que la sociedad vitoriana, alavesa y vasca es "solidaria".

Daniel Fernández, presidente del Banco de Alimentos de Alava, que ha recibido en las instalaciones al lehendakari con un fuerte abrazo, ha recordado que esta iniciativa cumple 16 años y ha mostrado su deseo de que ésta no tenga futuro porque nadie necesite de su existencia.

Tras afirmar que el Banco de Alimentos, junto con sus voluntarios y donantes, "hace lo que puede, pero no lo necesario", Fernández ha explicado que en 1999 repartieron 3.200 kilos de comida y que actualmente esa cifra ha llegado a 1.200.000 kilos.