Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde y el edil de Urbanismo de Alcanar, detenidos por corrupción

La Guardia Civil registró el Ayuntamiento e interrogó a tres constructores

La Guardia Civil detuvo ayer por presunta corrupción al alcalde de Alcanar (Montsià), Alfons Montserrat (ERC), al regidor de Urbanismo, Manel Martí (ERC), y a tres empresarios locales. Todos ellos están acusados de delitos contra la Administración Pública, entre los que se encuentran prevaricación, malversación, tráfico de influencias y alteración de concursos públicos, explicaron fuentes policiales. ERC dirige el Consistorio en minoría y la oposición está formada por CiU, PSC y PP, con tres concejales por partido.

Los empresarios son constructores locales que han realizado obras para el Ayuntamiento. Los tres quedaron en libertad por la tarde tras ser interrogados por la Guardia Civil. Dos se negaron a declarar y el tercero contestó a las preguntas de los agentes. La Guardia Civil les atribuye delitos de falsedad documental, alteración de precios en concursos públicos y fraude fiscal. Los agentes también registraron tres inmuebles vinculados a sus empresas.

La Guardia Civil registró también el Ayuntamiento. Una treintena de agentes accedieron a las dependencias del Consistorio en busca de pruebas de presuntos delitos continuados contra la Administración de Justicia y la Hacienda Pública, demás de buscar datos de una trama organizada para perpetrarlos. El juzgado de Instrucción 4 de Amposta (Montsià) y la Fiscalía de Tortosa (Baix Ebre) investigan el caso.

Los agentes centraron el registro en las áreas de Urbanismo y Servicios Técnicos. La investigación policial buscaba pruebas de una posible manipulación continuada en el tiempo (2008-2013) de concursos públicos de obras de la localidad, entre los que se encuentran la urbanización de calles, adecuación de edificios públicos y la concesión de licencias de obras y la compra de una finca en Mas d’En Serra. El 21 de noviembre del año pasado la Guardia Civil ya irrumpió por sorpresa en el Ayuntamiento de la localidad en busca de pruebas. Los agentes requirieron abundante documentación ligada a proyectos urbanísticos. Permanecieron seis horas en el Consistorio, del que se llevaron 18 cajas de documentación sobre contratos, facturas, adjudicaciones y licencias de obras.

La operación se realizó a requerimiento del juez que tramitaba una denuncia interpuesta por un vecino que acusaba al Ayuntamiento de presuntas irregularidades en la gestión y adjudicación de entre 15 y 20 proyectos urbanísticos. Se trataban de obras de diversa índole, como las actuaciones en las instalaciones deportivas del núcleo de Les Cases d’Alcanar, las obras de un albergue o la compra de los terrenos en los que se encuentra el poblado ibero de Sant Jaume-Mas d’en Serrà, explicó el alcalde, Alfons Montserrat. “Esta finca rústica la compramos porque en ella se encuentra el poblado íbero. Costó 22.000 euros y nos han denunciado por sobreprecio”, afirmó Montserrat. “Si andas por Alcanar te das cuenta que han denunciado prácticamente todo lo que hemos hecho en materia urbanística desde que empezamos a gobernar”, aseguró entonces el alcalde.