Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las vidas entrecruzadas de Tomás y Valiente, Lluch y Broseta

Las trayectorias de los tres profesores de la Universitat de València, asesinados por ETA, confluyeron en su compromiso por el diálogo y ahora quedan ligadas en una exposición

Una perspectiva de la exposición. Ampliar foto
Una perspectiva de la exposición.

Las vidas de Manuel Broseta, Ernest Lluch y Francisco Tomás y Valiente quedaron entrelazadas fatalmente cuando los tres fueron asesinados a manos de ETA. Pero más allá de este trágico final, los tres catedráticos compartieron un compromiso cívico y democrático, desde diferentes posturas, y dejaron un legado intelectual que perdura en sus alumnos y en sus obras.

Además, los tres fueron profesores de la Universitat de València, lo que definitivamente ha propiciado que la institución académica haya organizado una exposición para rendir homenaje a ellos y a toda una generación. No en vano, la muestra es también una reivindicación "del diálogo y la negociación para construir un futuro un excluyente" que posibilitó la Transición española, señaló el comisario de la muestra, el historiador Marc Baldó. 

Maestros de ciudadanía es el título de la muestra inaugurada este martes en la Nau de la Universitat con la presencia de familiares de los valencianos Manuel Broseta (1932-1992, que fue catedrático de Derecho Mercantil y secretario de Estado con la UCD) y Francisco Tomás y Valiente (1932-1996, catedrático de Historia del Derecho y presidente del Tribunal Constitucional) y del catalán Ernest Lluch (1937-2000, catedrático de Economía y ministro de Sanidad con el PSOE). La propuesta surgió hace tres años, cuando aún ETA no había dejado la lucha armada, por parte de la Fundación Manuel Broseta.

Y el resultado se ha articulado a través de la exhibición de ingente material periodístico y gráfico; con obras artísticas del Equipo Realidad y Equipo Crónica; documentación de la Junta Democrática, del Consell Democràtic del País Valencià y de la Taula de Forces Polítiques i Sindicals; y  documentos universitarios tanto académicos (notas, textos mecanografiados) como políticos (declaraciones reivindicando una universidad democrática) o culturales.

El recorrido expositivo se completa con 35 entrevistas a familiares, compañeros universitarios, políticos, historiadores (Josep Fontana y Santos Julià), juristas (María Emilia Casas, Pascual Sala), periodistas (María Consuelo Reyna exdirectora de Las Provincias o Lluis Foix, exdirector de La Vanguardia), alumnos y ciudadanos.

El mensaje de fondo de la exposición es la necesidad "del diálogo" para querer "ganar un futuro". En opinión de Baldó, el diálogo no es la solución al problema, pero sí es "parte indispensable" para conseguirla. Si algo caracterizaba a los tres es que "rompen la cultura política bipolar de enfrentamiento blanco-negro para fomentar el diálogo", subrayó.

Este era uno de los grandes "valores" que compartían los tres profesores y que "los ciudadanos tenemos que enseñar a los partidos políticos" porque "a los problemas que están viviéndose hoy en España les falta diálogo", sostuvo. Y añadió: "La Constitución no puede cerrarse, tiene que seguir continuamente abierta a los cambios porque el mundo no acaba, no está cerrado".

En la misma línea incidió Pablo Broseta, que apuntó que hoy en día, "francamente echamos de menos el diálogo y la negociación". En la negociación no se puede perder la coherencia pero implica ceder en algo y "eso es algo que hoy no existe en el plano político", lamentó el abogado que ha continuado con el despacho de su padre.

Retrato de una generación

Enric Lluch, sobrino del economista, puso de manifiesto que, más allá de ser familiares de personas asesinadas por ETA, la exposición pretende reivindicar "la aportación a la sociedad" que realizaron. "Lo interesante es que la gente se quede con su recorrido, no con su muerte", destacó. La hija Rosa Lluch tenía previsto asistir a la inauguración vespertina.

También Carmen Tomás y Valiente resaltó el enfoque "positivo" de la muestra como "retrato de una generación" que vivió la dictadura franquista y emprendió la "andadura para tirar adelante un país" en la época de la Transición.

En la muestra hay una destacada presencia de prensa de la época con artículos de los tres profesores (en alguno Broseta no dudaba en emplear el término País Valenciano), entrevistas, noticias, portadas alusivas a sus personas o caricaturas, etc. También se incluyen libros y artículos, fotografías familiares (de niños, con sus padres y hermanos, de recién casados o con sus hijos, de viajes de estudio o aventura juvenil por Europa, o como festeros de moros y cristianos) y tampoco faltan objetos personales, como las gafas de Manuel Broseta o la cartera de ministro de Sanidad, de Ernest Lluch.

La exposición está organizada en torno a cuatro grandes secciones temáticas: Estudiantes con inquietudes, Maestros universitarios, Ciudadanos y políticos, y Memoria y evocación. La muestra fue presentada por el vicerrector de Cultura, Antonio Ariño, quien destacó el compromiso cívico y político de los tres homenajeados y la vida "tan entrelazadas" que llevaron.

Con motivo de la exposición, este miércoles se realizará desde el Paranimf de la Nau de la Universitat el programa de la Cadena SER Hoy por hoy, presentado por Gemma Nierga a partir de las 10 de la mañana.