Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento acusa a Madrid de evitar el diálogo con los Presupuestos

La patronal considera un agravio que Cataluña reciba solo un 9,5% de la inversión

La escasa inversión en infraestructuras que el Estado prevé efectuar en Cataluña en 2015, con una cifra de 1.072 millones de euros, no solo supone otro golpe al impulso de la obra pública. Es también "una nueva oportunidad perdida" para encauzar las críticas relaciones políticas entre los gobiernos del Estado y la Generalitat. Al menos así lo considera Fomento del Trabajo, que cree que introducir gestos en los Presupuestos Generales "era una buena forma de favorecer" un marco de "diálogo, negociación y pacto" entre ambas partes, según afirmó ayer el presidente de la comisión de economía de la patronal catalana, Ramón Adell.

El anteproyecto de ley presentado la pasada semana por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, prevé que un 9,5% del total de la inversión territorializada en España se destine a Cataluña. Ese porcentaje es una décima inferior a la del año pasado y la tasa más baja en los últimos diecisiete años, lo que Adell calificó de "agravio comparativo", destacando que se puede convertir en un nuevo obstáculo para las ya difíciles relaciones entre los ejecutivos de Madrid y Barcelona.

"Cataluña merecería más recursos para inversiones en infraestructuras", dijo Adell, quien consideró "insuficiente y desde el punto de vista económico injusta" la cifra. Los empresarios recuerdan que el Gobierno central siempre han desoído las peticiones de que el reparto de las inversiones fueran equivalentes al peso del PIB de cada comunidad autónoma y especialmente en Cataluña, teniendo en cuenta el efecto multiplicador de cada euro que se destina a obra pública en aquellos territorios con mayor actividad económica. "Invertir en Cataluña va en beneficio de todos", señaló Adell.

El director de Economía de la patronal, Salvador Guillermo, recordó que "ya nos quejamos el año pasado y este año hemos tenido dos tazas", para después recordar unos parámetros del Fondo Monetario Internacional que indican que la inversión en infraestructuras contribuyen a multiplicar el gasto por un 0,4% el PIB en el primer año y un 1,5% del PIB en cuatro años.

Fomento del Trabajo no es la única patronal que considera que Cataluña sufre un agravio en materia de inversiones. Pimec se lamentó ayer de que el presupuesto del próximo año "discrimina claramente a Cataluña una vez más", a la vez que sigue centrándose en una infraestructura improductiva como el AVE, con un bajo retorno de la inversión y poco alineada con una política de reducción del déficit.

Según el anteproyecto de ley de los Presupuestos, Cataluña será el próximo año la cuarta comunidad que recibe un mayor volumen de inversiones, solo por detrás de Andalucía (1.733 millones), Castilla y León (1.655 millones) y Galicia (1.385 millones). Como la inversión global ha crecido, la partida catalana aumenta un 13,5%, un porcentaje inferior al crecimiento promedio de toda España.