Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona reafirma su apoyo al 9N

Lleida se sube al carro de los ayuntamientos comprometidos con la consulta que mañana acuden a la capital

El pleno del Ayuntamiento de Barcelona ha rechazado hoy durante el plenario la propuesta del PP de dejar sin efecto su compromiso del pasado 23 de septiembre de apoyar la consulta soberanista del 9N, suspendida cautelarmente por el Tribunal Constitucional (TC). En la declaración institucional, el Ayuntamiento se compromete a "facilitar todos los recursos y herramientas para hacerla posible" y hace "un llamamiento a la participación". Además, y a propuesta de ERC, durante el pleno se ha reafirmado en su intención de abanderar el apoyo municipalista a la consulta y de dar a conocer el conflicto a ciudades de todo el mundo. El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, recibirá mañana a los alcaldes de los ayuntamientos catalanes que han aprobado mociones en defensa de la consulta, que posteriormente las entregarán al presidente de la Generalitat, Artur Mas.

Diez días después del brevísimo pleno extraordinario del 23 de septiembre, el debate soberanista ha vuelto a centrar en buena parte el pleno del consistorio de Barcelona. El líder del grupo municipal del PP, Alberto Fernández Díaz, ha visto como se rechazaba con la abstención del PSC y el voto en contra de CiU, ICV-EUiA y UXB (ERC y DCat), su propuesta para dejar sin efecto todas las resoluciones a favor de la consulta soberanista y para no tomar otras nuevas en el mismo sentido, en cumplimiento de la suspensión ordenada por el TC.

Barcelona no es un camping!", reprocha el líder del grupo municipal del PP al alcalde Trias

"El principio de legalidad es la base del Estado de derecho, lo que pedimos es que se respeten las decisiones de los tribunales de justicia. Deberían dejar sin efecto la declaración", ha lamentado Fernández Díaz. El popular ha protagonizado uno de los momentos del pleno, cuando ha reprochado al alcalde, Xavier Trias, sus palabras de ayer, cuando dijo que toleraría una acampada de partidarios de la consulta, siempre y cuando no se prolongara "eternamente". "Barcelona no es un camping!", ha exclamado Fernández Díaz.

El alcalde, Xavier Trias, no ha intervenido en el debate, más que para responder que el Libro Blanco para analizar el papel de Barcelona en una Cataluña independiente costará 50.000 euros como mucho. En su lugar lo ha hecho el concejal Joaquim Forn, que ha asegurado: "Todo lo que haremos está dentro de la legalidad", aunque ha subrayado que el consistorio se "siente apoyado por la movilización social y la gran unidad política". "Nada puede parar a un pueblo que quiere votar", ha dicho. Forn ha confirmado además que el Ayuntamiento ha designado el coordinador municipal para la consulta y que envió como es habitual una carta a todas las escuelas que suelen ser colegios electorales: "Lo hicimos antes del recurso", ha precisado.

En Lleida, tres días después de que el alcalde socialista, Àngel Ros, no dejara votar en un pleno extraordinario la moción soberanista alegando motivos legales, el Ayuntamiento se ha subido finalmente esta mañana al carro de los municipios catalanes que apoyan la convocatoria de la consulta del 9 de noviembre.

Los gritos de “Ros dimisión” por parte de las 3.000 personas que participaron en la manifestación del martes por la tarde para protestar contra de la decisión del Tribunal Constitucional de suspender cautelarmente la consulta han tenido mucho que ver en el giro radical dado por los socialistas leridanos, que antes del pleno ordinario de hoy han pactado con CiU los términos de la moción que ha sido aprobada por 21 votos a favor y seis en contra del PP.

La moción consensuada y aprobada muestra el apoyo del consistorio leridano “a la convocatoria de la consulta del 9-N para decidir libremente el futuro de Catalunya” en ejercicio de los derechos democráticos de los catalanes, al mismo tiempo que este se compromete con su realización facilitando los recursos y los instrumentos necesarios para hacerla posible. Los socialistas han añadido al texto la coletilla; “en el supuesto de que se celebrará legalmente”, en previsión de que el TC levante en algún momento la suspensión cautelar.

En tres días el marco legal no ha cambiado nada aparentemente, pero la reacción popular ha hecho reaccionar a Ros ante el temor de pasar a la historia como el alcalde que dejó Lleida fuera del mapa soberanista. “Nosotros estamos a favor de esta moción que realmente refleja lo que yo creo que los ciudadanos de Lleida quieren: que se pueda votar y pueda hacerlo respetando las leyes”, ha señalado Ros.

Antoni Postius, portavoz de CiU, dijo que con la moción aprobada Lleida recupera la dignidad perdida el martes y se convierte en el 912 consistorio que expresa su compromiso con la consulta del 9-N. El portavoz del PP, Joan Vilella, anunció entre abucheos del público asistente acciones legales para impugnar el acuerdo de pleno

El Ayuntamiento de Lleida también ha aprobado por 21 votos a favor (15 del PSC y 6 de CiU) y seis en contra del PP una segunda moción en la que se reclama la retirada de los recursos de inconstitucionalidad contra la Ley de Consultas populares no refrendarias y de otras formas de participación ciudadana.