El convenio con Povisa cuesta el doble que la obra del nuevo hospital de Vigo

El Sergas publica la adjudicación pero oculta el contenido del contrato

Entrada al hospital Povisa en Vigo.
Entrada al hospital Povisa en Vigo.LALO R. VILLAR

El Diario Oficial de Galicia publicó la pasada semana la adjudicación al hospital privado Povisa de la atención sanitaria a pacientes del área de Vigo. Ni la resolución del Sergas ni la Plataforma de Contratos Públicos de Galicia facilitan más datos que la cuantía: 600,45 millones de euros sin IVA por un período de ocho años. O lo que es lo mismo, en torno a 90 millones de euros anuales, IVA incluido, muy por encima del coste del Nuevo Hospital de Vigo, ahora en construcción.

 Con los dos años prorrogables —el actual concierto especial del Sergas con el hospital privado lleva años de moratoria— la factura total del nuevo convenio ascenderá a 900 millones de euros entre 2014 y 2024 sin contar las actualizaciones, que se han vinculado a un índice de precios hospitalarios que no se especifica. Es una cantidad muy superior a la que la Xunta destinará al mayor proyecto de la legislatura, el hospital vigués de Beade, que el Sergas espera inaugurar el año próximo y que, en contra de lo que esperaban la oposición y los colectivos de defensa de la sanidad pública, no pondrá fin a las insuficiencias asistenciales que justificaron en su día el concierto especial de Povisa con el Sergas.

La Xunta de Feijóo sustituyó el sistema de financiación para el nuevo hospital que había elegido el anterior bipartito por el de colaboración público-privada, que difiere los pagos y no computa como deuda, pero eleva el coste considerablemente. Pese a todo, cuando la Xunta comience a pagar el nuevo hospital, lo hará con un canon anual de 71,6 millones de euros, casi 19 millones menos que los que destinará a Povisa cada año. En 10 años, Povisa se habrá llevado 900 millones de las arcas públicas, frente a 720 que se destinarán a la nueva infraestructura del Sergas en el mismo plazo. El coste total del hospital en construcción se disparará en los 20 años que durará el contrato a 1.430 millones de 2014, pero de esa cantidad solo 380 millones corresponden a la obra civil del complejo, mientras que el resto de la factura computa el pago de servicios no hospitalarios en régimen de concesión. Con los 900 millones que se llevará Povisa en 10 años, que sí entran en las cuentas del déficit, la Xunta podría construir dos hospitales como el nuevo y le sobraría presupuesto.

Pero el Sergas ha optado por renovar el concierto con Povisa frente a la posibilidad de dimensionar el nuevo hospital al tamaño del área sanitaria de Vigo, la mayor de Galicia. “Povisa atiende a un número importante de ciudadanos desde hace mucho, y nos pareció lo más adecuado mantener el concierto”, se limitó a explicar la gerente del Sergas, Nieves Domínguez, tras la reciente renovación y pocos días antes de abandonar el cargo.

Pese a que al anunciar la renovación el Sergas señaló que estudiaba dar publicidad al contrato, no ha dado a conocer ni el pliego de condiciones en el que figuran los compromisos que asumen las dos partes ni los miembros de la mesa de contratación. El DOG únicamente da cuenta de la resolución con el correspondiente número de expediente, mientras que en la Plataforma de Contratos Públicos de Galicia no se puede consultar ningún documento adjunto. Por tanto, solo trasciende que se trata de un contrato negociado sin publicidad bajo el epígrafe de Asistencia sanitaria especializada a beneficiarios da Seguridade Social protexidos polo Servizo Galego de Saúde, el importe total sin IVA, la duración y la adjudicación. La práctica habitual en la plataforma de contratación es adjuntar los pliegos de condiciones de obras incluso de escasos miles de euros.

El BNG ha sido el primer partido en la oposición en exigir en el Parlamento la publicación del nuevo concierto y en preguntar si hay algún tipo de compensación por parte del Sergas en el caso de que la población que se adscriba al centro privado sea inferior a la prevista —140.000 usuarios— y si hay cláusulas que obliguen a Povisa a reducir sus “intolerables” listas de espera. El BNG también registró mociones en los municipios de referencia de Povisa: Cangas, Moaña, Baiona, Nigrán y Gondomar, además de una parte de Vigo. De momento, solo 311 pacientes han cambiado su adscripción de Povisa a los centros públicos La Xunta renunció a hacer una campaña informativa sobre esta posibilidad. El hospital cobrará un canon por cada paciente adscrito, use o no sus servicios.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS