Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UOC abonó a directivos pagas extra e incentivos prohibidos

La Sindicatura de Cuentas critica que la universidad cobre tasas menores a los catalanes

La Fundación de la Universitat Oberta de Catalunya (FUOC) no aplicó en 2010 la reducción salarial dictada por la Generalitat y pagó más de lo que debía a su plantilla entre junio de ese año y diciembre de 2012, según un informe publicado este miércoles por la Sindicatura de Cuentas. Además, abonó dos pagas extraordinarias e incentivos a empleados que “reúnen las características para considerarse directivos” durante ejercicios en los que estos habían sido anulados por el Gobierno catalán.

La FUOC realizó varios pagos y contrataciones indebidas en materia de personal entre el segundo semestre de 2010 y los ejercicios de 2011 y 2012. El primero se remonta a mediados de 2010, cuando la Generalitat decretó una reducción de un 5% de media en los sueldos del sector público. La universidad no lo aplicó porque creyó que esta medida no le afectaba al considerarse una entidad en la que el Gobierno catalán no participaba de forma mayoritaria. La Sindicatura, en cambio, justifica en su informe la “preeminencia” de la Administración autonómica en la UOC desde su creación hasta 2014, cuando se recompuso el patronato.

La Sindicatura también critica que la fundación desembolsara 1,3 millones de euros en 2012 en concepto de incentivos a 258 personas sin excluir de este beneficio a trabajadores con cargos asimilables a puestos directivos, algo que la Generalitat había prohibido en los presupuestos de ese año. Tampoco privó a este personal directivo de la paga extra de diciembre de 2011, algo que debería haber hecho según un acuerdo firmado por el Gobierno catalán un mes antes. La FUOC alegó que el Departamento de Economía y Conocimiento, al que estaba adcrita, no le informó de esta medida.

La Fundación tampoco suprimió la paga extra de junio de 2012 a toda su plantilla, algo a lo que la Ley de presupuestos de ese año le obligaba al no haber rebajado los salarios en 2011. Además, la FUOC incumplió otro acuerdo firmado por la Generalitat en febrero de 2012 al contratar ese año a 13 personas para cubrir bajas puntuales. El documento establecía que el Gobierno catalán solo haría contrataciones de trabajadores temporales en sectores prioritarios y la entidad no estaba incluida entre estos.

Diferencia de tasas

La Sindicatura también reprochó a la Fundación la diferencia de las tasas de las matrículas del Campus Principal —para residentes de Cataluña y que utiliza de forma prioritaria el catalán— y del Campus Global. El primero cuesta lo mismo que una universidad pública catalana, según la FUOC, porque lo financia la Generalitat. Al segundo, en cambio, el centro le aplica las tarifas que decide el patronato y que suelen ser el doble. El informe señala que el contrato con el Gobierno catalán “no justifica la financiación exclusiva del Campus Principal”.