Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director general de Traballo, ante la policía un día después de su cese

Odilio Mantiñá dimitió tras conocer que estaba siendo investigado

Quien hasta el pasado jueves era director general de Traballo e Economía Social de la Xunta, Odilo Martiñá, compareció ayer ante la policía tras ser citado a declarar en el marco de una investigación sobre un posible fraude de fondos públicos. Martiñá fue relevado de su cargo por sorpresa el pasado jueves en la reunión semanal del Consello de la Xunta, en la que el Gobierno gallego, que aún no ha nombrado un sustituto, argumentó que su salida se producía a petición propia. Entonces Martiñá ya era conocedor de la citación policial, que se extendió también a un jefe de servicio de la misma Consellería de Traballo e Benestar.

 Según varias fuentes de la Xunta consultadas, la policía acudió hace unos días a la sede de la consellería para llevarse documentación relacionados con una firma del empresario coruñés Gerardo Crespo. Esta misma semana los agentes también recabaron en la Diputación Provincial de A Coruña papeles sobre las relaciones entre este organismo y las firmas de Crespo, especializadas en cursos de formación. Sobre estas empresas pesan varias investigaciones judiciales y policiales desde hace años.

En 2012 la propia Consellería de Traballo, que dirige Beatriz Mato, ya denunció ante la Fiscalía “graves irregularidades” en subvenciones cobradas por las firmas de Crespo para organizar cursos de formación para trabajadores y desempleados. Hasta entonces, el empresario presumía de facturar cinco millones de euros anuales y emplear a unas 120 personas. Además, su presencia era habitual en actos del PP tanto en la ciudad de A Coruña como en Santiago, siempre cerca de los principales dirigentes del partido, pero también cultivó buenas relaciones con administraciones socialistas.

Odilo Martiñá, que, según las fuentes consultadas, se negó a declarar en su comparecencia de ayer ante los agentes, ya había sido alto cargo de la Xunta en la época de Manuel Fraga, como director general de Formación e Colocación entre 2003 y 2005. Como funcionario de carrera, siguió trabajando en el bipartito. Entre 2009 y diciembre de 2012, fue director general de Relacións Laborais. Según fuentes autonómicas, hasta su salida el jueves Martiñá no tenía competencias sobre subvenciones a empresas.