Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Declaración de ‘guerra’ por la financiación

Díaz dice que con “los fondos de los andaluces se dan prebendas” a Cataluña y Valencia

Susana Díaz, en su intervención en la sesión de control en el Parlamento. Ampliar foto
Susana Díaz, en su intervención en la sesión de control en el Parlamento.

El Gobierno andaluz de coalición se ha puesto este jueves las pinturas de guerra, de color blanco y verde, contra los Presupuestos Generales del Estado. Del “castigo”, la “asfixia”, el “agravio”, el “maltrato” y el “desprecio” con el que, según la presidenta de la Junta de Andalucía, trata el Ejecutivo central a Andalucía, Susana Díaz ha cruzado otra puerta más al asegurar que con “los fondos de los andaluces” se dan “prebendas” a otros territorios y en concreto a dos: Cataluña y la Comunidad Valenciana. También sus socios de IU, por boca de su portavoz, José Antonio Castro, han subido otro peldaño al proponer “dejar de hacer el tonto” con el cumplimiento del endeudamiento y el déficit, y propuso “plantear la insumisión”.

Estas declaraciones se producen en la víspera de que el Consejo de Ministros apruebe este viernes las cuentas del Estado y a la espera de ver las cifras reales, cuando entren en el Congreso, todo lleva a pensar que tanto los socialistas como Izquierda Unida saldrán en tromba por todos los rincones de la comunidad para denunciar lo que consideran un intento de “aplastar” a Andalucía. Una estrategia calcada a la que los gobiernos presididos por Manuel Chaves pusieron en marcha durante las dos legislaturas de José María Aznar.

El Gobierno niega que Andalucía vaya a recibir 600 millones menos

Los dos grupos que sostienen al Gobierno, PSOE e IU, han planteado idénticas preguntas a Díaz en la sesión de control del Parlamento, lo que le ha permitido a la socialista dos turnos de intervención. Como en el reciente debate de la comunidad, Díaz ha mantenido que el reparto del Fondo de Convergencia, uno de los surtidores del sistema de financiación autonómica, se ha hecho de manera “arbitraria”. La tesis que ha desplegado es que Andalucía presenta mejores datos que otras comunidades en cuanto a déficit (1,55%) y deuda (19,2%), ambos en relación al PIB, y pese a eso, los valencianos reciben 2,5 veces más que los andaluces del Fondo de Convergencia, y Cataluña, el 65% más. Según Díaz, lo que se pretende es “acallar a barones díscolos” del PP, como el valenciano Alberto Fabra, y “calmar el ansia independentista” de Cataluña con el dinero de los andaluces.

Ante esta situación, el Gobierno regional utilizará todos los “cauces judiciales y políticos” a su alcance, que implica recursos ante los tribunales e incluso al Constitucional por la aplicación del modelo de financiación actual. Pero antes de llegar a los mostradores de la justicia, socialistas e IU utilizarán todos los altavoces y tribunas posibles para denunciar esta situación. “No vamos a bajar la voz, ni vamos a permitir que ninguna decisión de Rajoy dañe a la educación, la sanidad y las prestaciones sociales. No vamos a permitir ni una más. Las líneas rojas las tengo muy claras”, ha dicho la presidenta andaluza, que se mantiene a la “espera” de que haya unos Presupuestos de la Junta “justos” con la comunidad.

La respuesta a estos tambores guerreros no la está dando el grupo popular en el Parlamento, cuya estrategia no pasa por ponerse a la defensiva con este asunto, sino a la ofensiva con los casos de corrupción. El papel de de defensa de Rajoy lo desempeña la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, aunque su pegada, por el momento, apenas llega al mentón de la Junta. Según los datos facilitados este jueves por Crespo, no es verdad que Andalucía vaya a contar con 600 millones de euros menos para elaborar sus presupuestos autonómicos, sino que contará con cerca de mil millones “liberados” para 2015. Esta cifra sale de la rebaja del tipo de interés del Fondo de Liquidez Autonómicas (295 millones); el aumento de un año del plazo de carencia del FLA de 2012 (349 millones) y la ampliación del plazo para devolver las liquidaciones negativas de 2008 y 2009 de 120 a 240 mensualidades, lo que pondrá un “alivio presupuestario” de 340 millones. El presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, pronostica que habrá un “incremento” en la partida destinada a Andalucía en las cuentas estatales.

El Partido Popular pasa a la ofensiva con los casos de corrupción

Este optimista vaticinio choca con el reparto del Fondo de Compensación Interterritorial para 2015, comunicado este jueves por el Ministerio de Hacienda. A Andalucía le corresponden 160 millones, el 37% del total (432 millones), una cantidad similar a la de 2014. Según la Consejería de Economía, Rajoy ha recortado el FCI, destinado a corregir los desequilibrios entre regiones, más del 55% en la actual legislatura.

La propuesta de dar la “batalla” ante una “nueva deuda histórica” y de “insumisión” lanzada por el portavoz de Izquierda Unida no se concreta por ahora en nada. Pero en las negociaciones que los dos partidos del Gobierno han mantenido a cuenta del Presupuesto autonómico sí se ha barajado incluir partidas de gastos ligadas no a los ingresos que vendrán del Estado, sino a lo que calcula la Junta que deberían de venir.

Es lo que hizo el Ejecutivo de Chaves en la etapa de Aznar a cuenta de la deuda histórica. Consignó inversiones condicionadas a que Madrid librase un dinero que no llegó.

Viaje al Sáhara

El presidente del PP, Juan Manuel Moreno, ha mostrado su temor de que el anunciado viaje del vicepresidente de la Junta, Diego Valderas, a los campamentos de refugiados saharauis genere un “problema diplomático” con Marruecos, cuyas autoridades, ha dicho, “no lo van a entender”. Valderas no irá al Sáhara, para lo que necesita un permiso previo, sino a los campos de refugiados en Tinduf (Argelia).

Moreno ha afirmado que este viaje demuestra la “esquizofrenia” del Gobierno andaluz y el “reparto de roles” que existe en el mismo, con la visita a Marruecos a principios de septiembre de la presidenta, Susana Díaz, y el anuncio ahora del viaje en enero de Valderas a los campos de saharauis. “A la hora de hacer viajes oficiales al exterior hay que meditarlos bien y ver cuáles son los objetivos para no enfadar a nuestros países vecinos”, ha señalado. Moreno ha añadido que esta actitud de los responsables de la Junta tiene “poca coherencia”, informa Efe.