Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mondelez cierra su sede de Barcelona y anuncia que recolocará a 167 empleados

El fabricante de las galletas Príncipe achaca la medida a "criterios estrictamente de negocios"

La firma de alimentación Mondelez, el mayor fabricante de chocolate y galletas de Europa, ha anunciado este martes en un comunicado que cerrará su oficina de Barcelona, donde trabajan 167 personas, para "consolidar" la que tiene en Madrid. La antigua Kraft ha asegurado que la decisión responde a "criterios estrictamente de negocio" y que ofrecerá a sus empleados recolocaciones para "paliar los potenciales efectos", aunque ha evitado descartar que la medida vaya a acarrear algún despido.

La firma ha anunciado que buscará nuevos destinos para los afectados en sus oficinas de Madrid o en la que abrirá en Barcelona para una nueva compañía de café, aún en proceso de creación junto a su socia holandesa Douwe Egberts Master Blenders 1753. Pero los trabajadores dudan que estas sedes puedan absorberlos a todos y temen que el grueso de la plantilla se quede en la calle.

Fuentes de CC OO explican que Mondelez ya había advertido antes de verano que sopesaba dejar de operar en alguna de sus dos oficinas centrales en España y concentrar la actividad en la otra. Al final, será Madrid, con 231 trabajadores, la que continuará abierta. La compañía ha explicado en el comunicado que busca "simplificar operaciones, ganar eficiencia, aumentar las posibilidades de carrera de sus trabajadores y reducir costes".

El sindicato UGT ha calificado de "drástica" la medida por considerar que "ambos centros son perfectamente compatibles". Mondelez cuenta con dos fábricas en Cataluña, una en Montornés del Vallés, donde elabora productos Royal, y otra en Granollers, donde produce las galletas Príncipe, Marie Lu y Yayitas. En esta última ya hubo 18 despidos antes de verano y otra decena de casos que se saldaron con recolocaciones, rebajas salariales y una baja voluntaria, según CC OO. La empresa ha descartado que esta nueva reorganización vaya a afectar a alguna de las fábricas catalanas.