Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Catedrales de conocimiento

El fotógrafo presenta una exposición sobre Madrid y viaja por los referentes culturales de la ciudad

Angel Marcos, en el Canal de Isabel II. Ampliar foto
Angel Marcos, en el Canal de Isabel II.

1. Sala Canal de Isabel II. Era una aspiración mía exponer aquí y lo hago por primera vez con una obra que, precisamente, habla de Madrid. Es un lugar soñado donde perderse viendo arte. Las muestras siguen una línea coherente y trabajada. El estilo arquitectónico industrial ya me atrae en sí mismo (Santa Engracia, 125).

2. Bar La Giralda. Es un local chiquitito de corte andaluz regentado por un gallego. Esta solo en la barra y el trato es personal y cercano. Lo que más me gusta es su dualidad gallega. No sabes si viene o va, si sube o baja. Es entrañable verlo entre posters de Manolete, banderines españoles, toros y sevillanas. Hay vinos y tapas exquisitas: bonito, jamón de pata negra, ibéricos y quesos deliciosos (Donostiarra, 6).

3. Círculo de Bellas Artes. A las catedrales de conocimiento hay que entrar con veneración y respeto. El Círculo es un ejemplo y yo tuve la suerte de exponer aquí en los años noventa. Es un lugar abierto donde se crea pensamiento y libertad. Deberíamos trabajar para conseguir que fuese público, es un referente del que todos deberíamos disfrutar (Alcalá, 42).

4. Mercado de las Ventas. Lo nombro como reivindicación al tendero de barrio. Son ellos los que le ponen ese punto cotidiano y colorista que sabe plaza. En realidad, es un mercado de abastos normal y corriente donde comprar de todo. El producto está extremadamente cuidado por los vendedores (Virgen de la alegría, 10).

5. Del Diego Cocktail Bar. Es una de las mejores coctelerías del país. El dueño, que empezó siendo barman en el Museo Chicote, lo lleva con sus tres hijos. Preparan los tragos con proporciones perfectas. Deliciosos los gin-tonics y los cubalibres, pero a mí, concretamente, me ganaron con su buen hacer (Reina, 12).

6. Museo Reina Sofía. Como museo nacional ha tenido muchas épocas, pero siempre ha sabido resumir el quehacer plástico. El arte expuesto entre sus muros lleva implícito una forma de pensar, de resolver y de proponer que alberga la energía de generaciones de creadores españoles e internacionales. Recomiendo ir solo, con o sin prisas. Que uno mismo marque los tiempos (Santa Isabel, 52).

Un vallisoletano del mundo

Ángel Marcos (Medina del Campo, 1955) ha vivido en Madrid, pero ha viajado con sus exposiciones y se ha convertido en un referente de la fotografía artística. Presenta en la Sala Canal de Isabel II su último trabajo: Ángel Marcos. Alrededor del sueño 4.

7. Museo del Prado. Me trajeron de niño y me impresionó, sobre todo El Bosco, Velázquez y las pinturas negras de Goya. Sentí lo que en las catedrales: una mezcla de terror y atracción (Paseo del Prado s/n).

8. La Residencia de Estudiantes. Es un jardín en medio de una ciudad abrumadora. Invita a reflexionar y muestra la importancia cultural que tenía España en esos años. Cineastas, poetas, escritores, músicos, pensadores… muchos vivieron aquí. Cuando vengo, por alguna extraña razón, me siento importante (Pinar 21-23).

9. La Casa de Valladolid. Todos los años dan un galardón, el piñón de plata, en un acto muy emotivo. Me lo concedieron hace años y me hizo especial ilusión. Mantienen un espíritu de permanencia y reunión muy agradable y yo les tengo mucho cariño, no por ser vallisoletano sino porque la gente es maravillosa (Zaragoza, 6).

10. La sala de exposiciones La Tabacalera. Un ejemplo de que el arte no necesita de salas especialmente acondicionadas. Tiene muy buenos trabajos contemporáneos y actuales. Permite la cercanía entre el espectador y la obra (Embajadores, 53).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram