Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP rechaza nuevas ayudas a los mejilloneros por la marea roja

Los propietarios siguen sin cobrar los 3.000 euros por cabeza de 2013

El PP rechazó ayer en la comisión de Pesca del Parlamento autónomo una proposición no de ley del PSdeG que proponía habilitar una línea de ayudas a los productores de mejillón por las pérdidas que han ocasionado los cierres de polígonos en lo que va de año. El PP considera que la convocatoria todavía en trámite, que busca compensar las cuantiosas pérdidas del pasado ejercicio, es de momento suficiente aunque podría ser “ampliable”. La convocatoria, financiada al 75% con fondos europeos, fue publicada en junio y su resolución puede extenderse hasta final de año. La orden, publicada en el Diario Oficial de Galicia a principios del verano, consigna 1,5 millones de euros que deberán repartirse entre los 500 solicitantes, lo que supondría unos 3.000 euros por cabeza.

“Esta partida es ampliable, si así fuese necesario”, justificó el portavoz del PP en la comisión, José Manuel Balseiro, pese a que el texto de la convocatoria señala que las ayudas se conceden año a año. El diputado popular despejó también la otra parte de la proposición, que reclamaba un nuevo estudio que determinase si la constante sucesión de mareas rojas por las toxinas del mejillón se deben solo al proceso natural habitual o si hay otros condicionantes, como la contaminación humana. “Como bien dijo la conselleira [Rosa Quintana] este es un episodio natural”, zanjó Balseiro, que alegó que ya hay en marcha un proyecto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño (Intecmar) para investigar las causas.

“Ya pueden ir ampliando”, replicó el socialista José Ramón Val Alonso, que había presentado la propuesta recordando que los productores pasaron de facturar 102 millones de euros en 2012 a 75 en 2013. Los demás grupos de la oposición se sumaron a la iniciativa. El diputado del BNG Daniel Rodas criticó por excesivas las condiciones para acceder a las ayudas –cuatro meses consecutivos de cierres o pérdidas superiores al 35% del volumen anual de negocio- y recordó que todavía está pendiente una supuesta gestión de la Consellería do Mar ante el Igape para habilitar líneas de crédito algo menos gravosas que las del mercado ante la falta de liquidez en el sector. Eva Solla, de AGE, insistió por su parte en la necesidad de una investigación que “aclare las causas” del solapamiento de episodios tóxicos.

Balseiro negó errores, dijo que los requisitos para acceder a las compensaciones eran más estrictos todavía antes de la intervención del PP y destacó que el Intecmar es “probablemente el más prestigioso del mundo” en su campo. Añadió que la Xunta ya permitió ampliar las cuerdas de las bateas para compensar los desprendimientos de los moluscos cuando no se recogen. Después cargó contra el Gobierno bipartito, responsable a su entender del declive del sector. Esto provocó la respuesta de Val, que acusó a los populares de dinamitar a los productores gallegos en beneficio de las importaciones, en especial respecto a la industria conservera.