Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sequía reduce la producción de uva de mesa entre un 30 y 50%

Los agricultores adelantan unos 20 días la recolecta en el Vinalopó

Los agricultores del valle del Vinalopó han recogido buena uva este verano, pero muy poca producción. La Uva de Mesa Embolsada en el Vinalopó, una variedad única de Alicante, ha perdido por la sequía una buena parte de su producción. “Entre el 30 y el 50 %, dependiendo de la variedad” asegura Enrique Sánchez, de la Unió de Llauradors y Ramaders

El responsable sindical del sector, pese a todo, ha pronosticado una cosecha de buena calidad y precios, tanto en campos como en el mercado. Los agricultores del Vinalopó hubieron de adelantarse 20 días a la campaña de embolsado para perder una producción mínima. Ya se están recogiendo las variedades Ideal o Moscatel Embolsado, la Red Glove –una uva de un rojo oscuro- y la Doña María, una uva esférica y de color amarillo verdoso.

El embolsado es una de las peculiaridades de este tipo de uva. Es lo que hace a la uva del Vinalopó distinta de las de su misma especie que se plantan en otros lugares: retrasa su maduración un mes. Así protege al fruto de agentes externos y logra retrasar su maduración en una época del año donde ya no hay en otros sitios. El resultado ofrece una uva de piel muy fina, distinta en coloración y tamaño, más sabrosa.

Una buena parte de la cosecha se ha perdido por culpa de una sequía. Paradójicamente, “si lloviera ahora la cosa iría a peor”, explica Sánchez. Durante la recogida, con el calor que todavía abochorna a la provincia alicantina, la uva se reblandece hasta pudrirse en el peor de los casos. Y sin embargo, mientras la uva no requiere de más agua a la cepa de la viña no le vendría mal algo de lluvia si quiere sobrevivir al próximo año.

“Tenemos que regar mucho, los costes de producción se nos han disparado este año” para un curso en el que no ha llovido en casi más de un año, lamenta Sánchez. Además, "los pozos se están vaciando y tenemos el agua justa para regar”. Por ello, ha remarcado, es "importante que los acuíferos se recuperen para futuras cosechas" de unas comarcas que ya recibieron en julio un trasvase del Júcar.

Una uva 'made in Alicante'

Solo siete municipios tratan la uva con el método del embolsado en el mundo: Aspe, Hondón de los Frailes, Hondón de las Nieves, Monforte del Cid, Novelda, La Romana y Agost. Salvo este último, situado en la comarca de L'Alacantí, el resto se encuentran por el Medio Vinalopó.

El tratamiento es simple en apariencia y en desarrollo. Al comienzo de su maduración, en julio, se seleccionan los mejores racimos y se cubre cada uno de ellos con una bolsa de papel especial que se cierra por el pedúnculo, quedando abierta por su parte inferior.

La Unió lleva tiempo pidiendo proteger a una uva de marcadísimo carácter autóctono. Tampoco se olvida que desde septiembre de 2012. Sigue demandando la posibilidad de reciclar los residuos de los sacos, pero, según esta asociación, "las Administraciones competentes hacen oídos sordos", cierra el agricultor Enrique Sánchez.