Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La escuela de Ciudad de la Luz lleva cuatro meses sin pagar salarios

Los 20 empleados del centro formativo están ultimando trámites para denunciar a la Generalitat

La entrada de la Escuela de Ciudad de la Luz rebosa de carteles de protesta
La entrada de la Escuela de Ciudad de la Luz rebosa de carteles de protesta

Los 20 trabajadores de la Escuela de Ciudad de la Luz (14 profesores y seis administrativos) están agotando las vías legales ante Trabajo antes de demandar a la Generalitat tras casi cuatro meses sin cobrar sus nóminas. Mientras continúan evaluando los trabajos finales del pasado curso, los profesores contemplan cómo se desmantela el único apéndice del macroproyecto de estudios cinematográficos que aún permanecía operativo. Se enteraron por la prensa que las clases que actualmente imparten a partir del próximo curso se cursarán en la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH).

“La sensación es de amargura. El pasado lunes nos enteramos que nos liquidaban”, dijo Mariano Sánchez Soler, escritor y profesor del centro, “y este era un proyecto viable”. En una rueda de prensa que dio la totalidad de los empleados, Sánchez Soler recordó que en los siete años que ha durado el centro el alumnado ha oscilado entre los 400 y 600 estudiantes por curso. “Este era el único proyecto de toda la historia democrática de la Generalitat destinado a crear tejido industrial en la ciudad de Alicante, pero aquí no se cae la Tizona”, dijo el escritor de novela negra sobre una de las atracciones de Terra Mítica, un proyecto mucho más mimado por el Consell que el del centro de estudios audiovisuales.

El desánimo cunde entre los trabajadores. Los trabajadores también protestaron ayer por la intención que atribuyen a la Consejería de Educación de canjear una deuda de 90.000 euros con la UMH dando a la universidad ilicitana unos equipos valorados en 500.000 euros, según los profesores. Piensan que el Consell nunca se tomó en serio una escuela que ha tenido profesores de reconocido prestigio en sus clases. Los más veteranos hablaron de que en siete años firmaron cinco finiquitos por trabajar en el mismo sitio. También que durante tres meses hubo un cura dirigiendo la escuela.

Mariano Sánchez hablando en nombre de los trabajadores del centro
Mariano Sánchez hablando en nombre de los trabajadores del centro

La directora financiera del centro señaló por boca de José Antonio Escrivá, director de Ciudad de la Luz y también del centro, que la Generalitat había aprobado el pago para dentro de dos semanas. Los profesores dicen que llevan desde junio oyendo que les pagarán, pero ni la directora financiera ha cobrado. Escrivá, en cambio, como los ocho trabajadores restantes de los estudios de Ciudad de la Luz, sí que está recibiendo su salario pese a que la infraestructura en la que trabajan está parada.