Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ence cierra la celulosa de Huelva y se limita a la producción de biomasa

La compañía asegura que recolocará a la plantilla de 294 trabajadores

Fábrica de celulosa en Huelva. Ampliar foto
Fábrica de celulosa en Huelva.

La compañía Ence-Energía ha anunciado que cesará la producción de celulosa en Huelva y transformará el complejo industrial onubense en un centro de generación de energía renovable, por lo que la empresa, según un comunicado, “seguirá siendo un importante motor de aprovechamiento forestal de Andalucía”. La factoría justifica el cierre de la actividad por la acumulación de “pérdidas importantes durante tres trimestres consecutivos como consecuencia del coste y la falta de madera local, paliadas hasta el año pasado por las primas a la cogeneración”. Estas bonificaciones se han reducido "de forma importante” por la última reforma energética, según precisa Ence, que negociará la recolocación de los casi 300 empleados.

“La regresión del eucaliptal debido a la expansión de los cultivos de fresas y de cítricos en la provincia ha agudizado en los últimos años el problema de falta de madera competitiva”, añade en la nota la empresa. Ence ha cifrado las pérdidas en 48,6 millones de euros en el primer trimestre de 2014.

La compañía ha comunicado al comité de empresa su intención de “iniciar un procedimiento de despido colectivo que irá acompañado de un programa de recolocación del 100% de los trabajadores en otros centros de trabajo y actividades de la compañía”. La plantilla en Huelva está conformada por 294 trabajadores.

La empresa precisa que también ofrecerá un plan de recolocación externo más una indemnización para lo que “contará con el apoyo de una empresa especializada líder”. Ence afirmó estar abierta a  “una negociación exhaustiva y de buena fe con los representantes de los trabajadores de manera que el impacto sobre la plantilla sea mínimo”.

Ence argumenta su decisión en “el aumento de los costes de fabricación y la pérdida de competitividad de la fábrica". “Estos factores no han podido ser superados, a pesar del esfuerzo realizado durante los últimos años para lograr la viabilidad de la fábrica”, concluye la dirección de la factoría onubense.

El complejo industrial onubense integrará a partir de ahora las plantas de generación con biomasa que actualmente operan y cuya capacidad de producción de electricidad es de 500 millones de kilovatios al año. Ence asegura que el nuevo centro de operaciones “consolidará a Huelva como la provincia líder de Andalucía y en una de las primeras de España en generación de energía renovable con biomasa”. Además, sostiene que la transformación garantiza “la continuidad de la actividad industrial de Ence – Energía y Celulosa en Huelva y constituirá una destacada contribución para el aprovechamiento del potencial forestal, empleo y riqueza rural en la comunidad andaluza”.

El anuncio de cese de la actividad de celulosa en el centro onubense ha caído como un jarro de agua fría entre los 294 empleados, que aunque conocían los anuncios de pérdidas económicas de la firma, no esperaban una noticia tan “drástica”. “Nos parece descabellado porque hace un mes habíamos firmado un plan de viabilidad y de continuidad de la empresa y ahora nos vienen con esto”, ha señalado Antonio González, presidente del comité de empresa de Ence.

González ha atribuido el cierre de la planta de celulosa a una “pésima gestión” de los dirigentes del grupo: “Han estado vendiendo patrimonio y terreno donde estaban cultivados los eucaliptos y eso ha obligado a tener que traer la madera de fuera encareciéndose mucho los costes”, sostiene.

Los trabajadores aseguran que el cierre de la planta de celulosa será un mazazo para el empleo en Huelva porque afecta también 1.500 empleos indirectos en la provincia. Los representantes sindicales conformarán una mesa de negociación y se reunirán con la dirección de la empresa el próximo día 19 de septiembre.