Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU aumenta la presión sobre Pujol y votará a favor de su comparecencia

ERC pedirá una comisión de investigación si Pujol no va al Parlament esta semana

La ejecutiva de CDC reunida esta mañana tras la vacaciones del partido.
La ejecutiva de CDC reunida esta mañana tras la vacaciones del partido.

Convergència i Unió continúa con su progresivo repudio del que fuera su líder y fundador, Jordi Pujol, después de que el expresidente confesara que durante 34 años tuvo dinero oculto en un paraíso fiscal. La federación nacionalista se sumará mañana a la oposición y votará a favor de la comparecencia de Jordi Pujol en el Parlament para que dé detalles sobre el fraude fiscal que confesó en un comunicado a finales de julio.

Convergència ha tomado la decisión esta mañana, en la reunión ordinaria de la dirección tras las vacaciones, ya sin Pujol entre los presentes. “La comparecencia puede ser buena para dar las explicaciones correspondientes y reforzar la institución del Parlament y su transparencia”, ha asegurado Josep Rull, coordinador general de CDC, que ha enfatizado la importancia de que Pujol “rinda cuentas” ante la cámara. Cuando la oposición se puso de acuerdo para reclamar la comparecencia del expresidente de la Generalitat, CiU se negó a firmarla y era reacia a apoyarla. Incluso en la federación nacionalista sentó mal que su socio parlamentario, Esquerra Republicana, se sumara con ahínco a la reclamación unánime de toda la oposición. La federación ha cambiado su criterio y su votación ampliará la presión sobre Pujol, ya despojado de todos los honores en el partido y la Generalitat.

La comisión de Asuntos Institucionales del Parlament votará mañana la comparecencia de Pujol e iniciará los trámites formales para reclamar la presencia del expresidente de la Generalitat. En otras ocasiones, a raíz de contactos previos no oficiales, las comparecencias se pueden celebrar el mismo día. No es el caso de la de Pujol, que se resiste a confirmar su presencia en el Parlament hasta que no sea requerido oficialmente pese a que desde el Parlament ya se le tanteó para cerrar una fecha.

Al tiempo que CiU se suma al resto de la oposición, sus socios de Esquerra Republicana aumentan la presión. La formación que dirige Oriol Junqueras pedirá crear una comisión de investigación en el Parlament si Pujol no acude al Parlament esta semana. "La ciudadanía le espera", ha afirmado este lunes la portavoz de ERC, Anna Simó, en rueda de prensa después de la primera reunión que ha celebrado la Permanente del partido tras las vacaciones de agosto. Lo que ERC propondría, si Pujol no comparece antes del viernes, es una comisión de investigación genérica sobre el fraude fiscal, por lo se abriría la puerta a abordar otros casos más allá de las cuentas que el expresidente tuvo sin regularizar en el extranjero. El formato de comisión de investigación obliga al compareciente a acudir bajo amenaza de llevar su ausencia a la Fiscalía, algo que no ocurre en las comisiones ordinarias.

CDC se prepara para un congreso extraordinario

Convergència celebrará un congreso extraordinario para confirmar la reorganización del partido tras la marcha de Pujol y buscar la fórmula para solucionar la crisis de la formación, en caída libre electoral y peores perspectivas en los sondeos. La formación todavía no tiene fecha para el congreso extraordinario - duda sobre si celebrarlo en febrero o tras las municipales- y el calendario se fijará en función de desenlace de la consulta soberanista, prevista para el 9 de noviembre.

El objetivo del congreso extraordinario, según el coordinador general de CDC Josep Rull, es reorientar Convergència en “la construcción de un nuevo Estado, la regeneración democrática, y las políticas de bienestar”. Según Rull, Convergència debe prepararse para la independencia: “En la Cataluña soberana necesitamos un nuevo partido que tenga como incentivo esta realidad”.

Pujol, sin embargo, no tiene prisa para acudir al Parlament. El expresidente comunicó a dirigentes de CDC que no tiene intención de acudir a la Cámara hasta que su hijo, Jordi Pujol Ferrusola, no declare ante el juez. El primogénito del expresidente está llamado a declarar el 15 de septiembre, lo que dejaría la comparecencia de Pujol para después de la aprobación de la ley de consultas, la convocatoria del referéndum soberanista y el debate de política general catalán.