_
_
_
_

Hacienda rastrea las declaraciones del exalcalde contrabandista Nené Barral

Trata de determinar si incurrió en delito fiscal y blanqueo desviando fondos a China

Uno de los dos procesos judiciales abiertos contra el que fuera alcalde de Ribadumia durante 18 años José Ramón Barral Martínez, Nené, detenido en 2001 por contrabando de tabaco, está pendiente del resultado de una investigación encargada por el juez a la Agencia Tributaria que será decisivo para determinar si existe materia penal para acusarle de delito fiscal, del que se podría derivar otro de blanqueo de capitales.

 El Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) había localizado en 2011 una sociedad matriz que operaba en China y Chile donde Nené Barral invirtió más de dos millones de euros. El dinero se enviaba a Asia y Sudamérica desde una cuenta bancaria abierta en el paraíso fiscal caribeño de Islas Vírgenes Británicas. Los fondos fueron invertidos en empresas eólicas y de cultivos marinos.

Hacienda investiga las liquidaciones tributarias del exalcalde de Ribadumia de 2006 a 2008 y si aparecen declarados y justificados los incrementos patrimoniales detectados en esos ejercicios, principalmente en 2007, cuando Barral invirtió más de la mitad de los capitales que movió desde el banco caribeño en dólares estadounidenses pesos y chilenos. Además de Nené Barral, en estas diligencias están imputadas sus tres hijas y su mujer, que ya prestaron declaración en el juzgado. La fiscalía cuenta con un testigo de cargo, un antiguo empleado de Barral en los parques eólicos que montó en la provincia de Sandong, en el este de China, donde estuvo encarcelado varios años por problemas administrativos de las empresas.

De prosperar esta causa, sería la primera acusación por delitos económicos que se formula contra el presunto contrabandista después de que fuera archivada la que se incoó hace 13 años por presunto blanqueo de dinero del contrabando de tabaco en Suiza derivada de la incautación de un alijo de 400.000 cajetillas en el puerto de Vigo. Esa operación lo forzó a abandonar la alcaldía. Este archivo parcial de la causa se acordó tras ocho años de atasco en los tribunales suizos, a los que apeló Barral Martínez para evitar que Hacienda rastrease sus depósitos bancarios a través de continuas comisiones rogatorias, hasta convertirse en la más antigua de los juzgados de Vilagarcía.

Cuando el caso por contrabando parecía abocado a la prescripción, la fiscalía ha acordado reactivarlo por los delitos conexos de mayor gravedad, cohecho y revelación de secretos, que se derivan de la investigación por la que están imputados cuatro guardias civiles y dos agentes aduaneros. Una vez que el abogado del Estado presente su informe, el siguiente paso es presentar escrito de acusación contra Barral y otras 15 personas entre las que también se encuentran sus familiares directos para abrir el juicio oral después de 13 años de instrucción.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_