Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El policía buscado por matar a su socio, detenido en un colegio mayor salmantino

El agente, que estaba durmiendo en la residencia. tenía el arma lista para disparar

Cristián Carrasco Martín, el policía nacional detenido en Salamanca.
Cristián Carrasco Martín, el policía nacional detenido en Salamanca.

Una residencia de estudiantes de la ciudad de Salamanca era el lugar que había elegido el policía nacional Cristian Carrasco Martín, de 26 años, para esconderse de sus compañeros. Este funcionario, que fue arrestado a mediodía de ayer, estaba en busca y captura desde la tarde del pasado jueves como sospechoso por la muerte de su socio de bar, Iván Martínez León, de 21 años, Su cadáver fue hallado con al menos dos disparos de bala y con heridas por arma blanca dentro del local que ambos regentaban en la calle de Mota del Cuervo, en el distrito madrileño de Hortaleza.

 Los agentes del Grupo VI de Homicidios estaban detrás de Carrasco y estaban controlando los domicilios que tiene tanto en Madrid como en Salamanca, de donde es oriundo. Las pesquisas les llevaron hasta una residencia de la capital salmantina en la que entró en la madrugada de ayer.

Agentes de la comisaría de Salamanca entraron sobre las tres de la tarde de ayer en su habitación gracias a las pistas que seguía la policía de Madrid. Carrasco estaba durmiendo. Junto a él tenía la pistola reglamentaria, cargada y lista para disparar, según fuentes de la investigación.

Una de las hipótesis que barajan los encargados del caso es que el supuesto autor del crimen intentara pasar a Portugal para deshacerse del arma y contactar con algunos amigos. De esa forma, evitaría ser detenido por las autoridades españolas. Carrasco eligió una residencia de estudiantes debido a que en este tipo de establecimientos hay un menor control que en los hoteles y no es necesario en muchos casos facilitar de carné de identidad.

Al ser detenido, Carrasco, destinado en la Unidad de Escoltas, no habló nada ni confesó ser el autor de los disparos. Los investigadores creyeron que podría entregarse en Salamanca, ya que es donde reside su padre, que también es policía nacional. Supuestamente no tenía intención de acudir a comisaría. Ni solo ni acompañado de su progenitor. Carrasco se encontraba de baja desde hacía unos ocho meses y, según algunas fuentes, tenía la intención de pedir la prejubilación. Según sus compañeros de destino, se trata de una persona conflictiva que solía meterse en problemas.

Los agentes de Homicidios se desplazaron ayer tarde a Salamanca, donde tenían previsto interrogar al detenido y pasarlo a disposición del juez de guardia. Este tendrá que determinar si autoriza o no su traslado a Madrid o si decreta su ingreso en prisión provisional.

El arma que le fue incautada es la que presuntamente utilizó para matar a Iván Martínez. Fue remitida a los laboratorios de la Policía Científica para cotejar con los casquillos hallados en el bar Villa Rosa, que regentaba con el fallecido. La marca de las vainas era Santa Bárbara, la munición utilizada por el Cuerpo Nacional de Policía.

El cuerpo de su socio Iván Martínez fue hallado alrededor de las ocho y media del jueves dentro del local. Por la mañana ambos habían mantenido una fuerte discusión, posiblemente por discrepancias entre ambos sobre una posible transformación de su cafetería en bar de copas.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram