Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición y las víctimas desaprueban a Jonan Fernández

Los partidos políticos y la AVT valoran las decisiones del Plan de Paz del Gobierno vasco

Los partidos de la oposición y las víctimas aprecian más sombras que luces en el trabajo del equipo de Jonan Fernández al frente de la Secretaría de Paz del Gobierno vasco. El informe de seguimiento del primer semestre de actuación del Plan de Paz y Convivencia 2013-2016 que ha hecho este miércoles ha recibido respuestas de todos los partidos políticos vascos.

  • Joseba Egibar (PNV): El partido del Gobierno es el único que sale en defensa del "eficaz" plan de paz, al afirmar que "sus resultados dejan en evidencia a los detractores e invitan a los escépticos al compromiso". Egibar señala que sus detractores "siguen funcionando con esquemas mentales que pertenecen a un pasado de violencia y destrucción" y que los "escépticos no aciertan a acompasar la realidad de sus proyectos políticos con los compromisos que exige un futuro de paz y convivencia".

"El PNV apoyará e impulsará todas aquellas iniciativas que conduzcan a un escenario de paz y convivencia”, ha subrayado. “Seguiremos trabajando para consolidar ese escenario, paso a paso, desde el compromiso con la ilusión de construir un futuro de paz y libertad para nuestro pueblo”, ha concluido.

  • Sortu: En un comunicado, se arroga ser “el único agente que, a día de hoy, aporta en positivo”. Y reclama al Ejecutivo que exija a Madrid el fin de la actual política penitenciaria, "la liberación de los presos gravemente enfermos y el fin de la dispersión". Asegura, sin embargo, que todos los objetivos se "harán realidad".

Sortu tilda de "falsa y maliciosa" la tesis que sitúa a Rajoy y la izquierda abertzale como los "extremos" en el proceso de paz. Sobre la política de reinserción a los presos, Sortu ha extendido su colaboración al Gobierno, "siempre que esté dispuesto a impulsarlo", aunque recuerdan que ya han "perdido seis meses para defender a los presos".

  • Rodolfo Ares (PSE): “El propio Jonan Fernández reconoce el fracaso de su plan de paz al constatar que no ha habido avances en su parte sustancial, que es la referida a la falta de consensos políticos sobre los principios éticos y democráticos en que debe basarse el plan”, afirma el secretario de Organización de los socialistas vascos.

Ares opina que “solo se ha cumplido la parte burocrática, pero la convivencia va más allá de la contratación de programas e iniciativas”. En lo referente a la política penitenciaria, la Secretaría de Paz no ha conseguido activar los mecanismos adecuados, y lo único que funciona es lo que ya estaba en marcha, como la vía Nanclares".

  • Laura Garrido (PP): La portavoz de los populares vascos sostiene que el Gobierno "diluye las culpas entre los partidos y escurre el bulto al no hacer frente a sus responsabilidades". Añade que el plan de paz está "viciado de origen" y que "el verdadero plan de reinserción tiene que dirigirse hacia la izquierda abertzale".

"El problema de que el proceso de paz esté parado no es la lucha partidista. El principal obstáculo viene del mundo de ETA, que no decreta su disolución, y de la izquierda abertzale, que no quiere condenar el pasado terrorista". Garrido lamenta asimismo que el plan de paz de Fernández "no pone el foco en la deslegitimación de la violencia de ETA".

  • Gorka Maneiro (UPyD): El único parlamentario de UPyD señala que el plan es "insuficiente" porque Fernández "equivoca las prioridades" al "preocuparse más por los presos de ETA que por las víctimas", señala el parlamentario. Maneiro asegura que no puede haber reinserción "sin petición de perdón, sin reconocer el daño causado y sin colaborar con la Justicia".

A ojos del partido, la "gran batalla" es ahora evitar la "impunidad para los presos terroristas de ETA" que pretende la izquierda abertzale, "con la ayuda del Gobierno Vasco, el lehendakari y Jonan Fernández". Avisa, además de que "no habrá convivencia si existe un ápice de impunidad".

  • AVT: La asociación de Víctimas del Terrorismo sostiene que "todo es maquillaje", y rechaza que se impulse un plan de reinserción de presos en el que el Gobierno vasco "no tiene competencia", mientras que "no se esfuerza en presionar al Gobierno central para iniciar el trabajo para sacar adelante el Memorial a las Víctimas".

La asociación sostiene que en estos seis meses "no ha cambiado nada", y siente que el Ejecutivo no ha tenido en cuenta ninguna de sus alegaciones. Han vuelto a subrayar la "necesidad" de que en los colegios vascos se cuente "el relato de todas las partes" y de que peleen "por todas las víctimas".

Más información