Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía calcula que Ángel Ojeda recibió 49,8 millones irregularmente

Una asociación sin ánimo de lucro del exconsejero captó 7,4 millones de euros

Ángel Ojeda, el pasado día 6 a su salida de los juzgados en Cádiz. Ampliar foto
Ángel Ojeda, el pasado día 6 a su salida de los juzgados en Cádiz.

Pese a que la operación sigue abierta, los agentes de la Brigada Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) ya le han puesto ceros a la cantidad defraudada por el exconsejero andaluz de Hacienda Ángel Ojeda, imputado por falsedad documental, fraude en subvenciones y apropiación indebida. Según un informe policial, el entramado empresarial encabezado por Ojeda habría obtenido de manera “ilícita” 49,8 millones de euros en ayudas para cursos de formación. El ex alto cargo andaluz, junto a otras ocho personas vinculadas a la sociedad de Ojeda —entre ellas, su hijo Marcos Ojeda—, fue detenido el pasado lunes en el marco de la Operación Óscar, una de las investigaciones abiertas en la comunidad sobre el supuesto fraude en los cursos de formación para desempleados.

Según el documento, Ojeda estaba al frente de un “complejísimo entramado empresarial formado por más de medio centenar de empresas, fundaciones y asociaciones” que habría recibido “decenas de millones de euros” del Gobierno andaluz. En el desglose de los 49,8 millones de euros defraudados, los agentes señalan que 7,4 millones fueron concedidos para cursos de formación a una asociación sin ánimo de lucro (Asociación de Apoyo a la Integración, Humanitas). Otros 1,8 millones de euros se destinaron a otras tres entidades del exconsejero (una sobre formación, otra del sector aeronáutico y una tercera de apoyo al medio ambiente) y 40,5 millones fueron percibidos “ilícitamente” por las fundaciones y asociaciones de este entramado, también para formación. Los agentes no descartan que esta cantidad pueda crecer conforme avance la investigación, que permanece abierta y en la que se espera en los próximos días nuevas detenciones, según el informe.

Una operación “conexionada”

La voz de alarma la dio, a principios de 2013, la Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social en Málaga. Alertaba de presuntas irregularidades en la concesión de ayudas por parte del Gobierno andaluz para cursos de formación. Se inicia entonces la bautizada Operación Edu, una investigación que está judicializada en siete provincias andaluzas y que solo en Málaga suma 42 detenidos. Pero al tirar del hilo, la policía detectó en mayo pasado una serie de empresas que, “sistemáticamente, percibían grandes cantidades de dinero” también para formación. Nació entonces la Operación Óscar, que el pasado lunes se saldó con el arresto de nueve personas, entre ellas, el exconsejero andaluz de Hacienda Ángel Ojeda.

Según un informe de la Brigada Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), el exconsejero está al frente de un “complejísimo entramado empresarial” que habría recibido decena de millones de euros directamente concedidos por la Dirección General del Servicio Andalucía de Empleo en Sevilla y mediante “resoluciones de concesión directa e individualizada por la Consejería de Empleo”. Ante estos indicios, los agentes iniciaron una investigación “conexionada” con la Operación Edu, que se extiende por las provincias de Granada, Málaga, Sevilla, Huelva y Cádiz.

Coincidiendo con la presencia de agentes de la UDEF en Cádiz en el marco de esta operación, el pasado 24 de julio de este año, R. P. G. acudió a la comisaría de la capital para denunciar “unos hechos irregulares” que conoce tras haber trabajado como docente en una de las empresas del entramado del exconsejero: la Asociación de Apoyo a la Integración, Humanitas.

¿Cómo consiguió el exconsejero defraudar tal cantidad? Los agentes de la UDEF señalan dos puntos clave del modus operandi de este entramado empresarial: operar a través de una asociación sin ánimo de lucro y servirse de procedimientos como la “contrafacturación a los docentes”. La primera vía permitió acceder a un mayor número de subvenciones. Con la segunda se logró que el dinero pagado por la Junta de Andalucía para los cursos volviese a las cuentas del exconsejero de Hacienda, que estuvo en este cargo entre 1987 y 1990. Todo ello, según apunta el documento, “constatado” por la denuncia presentada por uno de los profesores contratados, por la documentación presentada y por la declaración de los nueve detenidos.

Humanitas fue creada “ex profeso por Ojeda en noviembre de 2007 para, según la UDEF, “la percepción de ayudas públicas por parte de la Junta de Andalucía para la realización de cursos de formación”, hasta el punto de calificarla como “mera gestora de formación”. En su acto fundacional se definía como una “asociación sin ánimo de lucro dedicada, principalmente, a fines sociales con el objeto de defender y difundir los derechos y deberes sociales, laborales o de cualquier otra índole de las personas emigrantes, discapacitadas o dependientes”.

A partir de agosto de 2009, después de que Rosa María Tejero, supuesta testaferro de Ojeda también detenida, recibiera poderes para solicitar subvenciones, la asociación Humanitas comienza a percibir “grandes cantidades”. La primera, de 600.000 euros, incluso antes de estar dada de alta en la Seguridad Social. Un mes después, recibió 2,4 millones. Los agentes también alertan de que intentó hacer modificaciones en Humanitas “con el fin de ocultar el nombre de Ángel Ojeda”, quien figura como presidente de la junta directiva. Junto a él, constan en el organigrama su hijo como vicepresidente y Rosa María Tejero como secretaria

Para conseguir el desvío de fondos (“la contrafacturación”), Humanitas “obligaba” a los profesores contratados a darse de alta como autónomos y a facturar según les indicaba la asociación —“muy por encima del mercado, entre los 40 y 70 euros la hora”—. Posteriormente, otra de las empresas de Ojeda (Servicios Docentes Profesionales SL) les emitía a los docentes una factura por supuestos servicios de asesoramiento, apoyo o material docente, “consiguiendo de este modo que el dinero pagado por la Junta de Andalucía acabase realmente en manos del entramado de Ojeda”.