Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barberá se queda sin socio financiero para su gran proyecto en el marítimo

El concurso del PAI del Grau se declara desierto porque el ganador no deposita la fianza

Una recreación virtual del PAI del Grau del estudio de arquitectura de José María Tomás. Ampliar foto
Una recreación virtual del PAI del Grau del estudio de arquitectura de José María Tomás.

El Ayuntamiento de Valencia se ha quedado sin el socio financiero que debía sacar adelante el plan más ambicioso de la capital. Aumsa (sociedad de urbanismo municipal) declaró ayer desierto el concurso que le iba a proporcionar un anticipo de 38 millones de euros para reactivar el programa de actuación integrada (PAI) del Grau. La sociedad virtualmente ganadora, Iberfin Capital (vinculada al entorno del expresidente del Banco de Valencia, Domingo Parra) no depositó en plazo la fianza de 1,9 millones de euros que exigía el pliego.

El plan de actuación integrada (PAI) del Grau se presentó en 2008 como el “megaplan” —en palabras de la alcaldesa Rita Barberá—, con una superficie de 400.000 metros cuadrados en el que se preveían rascacielos (3.000 viviendas) y un delta verde, con canales navegables. Es la rótula que unía el antiguo cauce del río con el mar y su diseño corrió a cargo del arquitecto José María Tomás, que refundió las ideas de Jean Nouvel y de GPM, ganadores del concurso internacional sobre el futuro de la Marina Real que convocó el Consistorio.

Ribó denuncia que Iberfin Capital es investigada por la Audiencia Nacional

El plan ha permanecido seis años en el cajón hasta que el Gobierno local lanzó el pasado abril un concurso para elegir un socio técnico-financiero que adelantase 38 millones de euros para comenzar la urbanización y tramitar el plan. El PAI del Grau es un proyecto costoso por su tamaño y diseño y porque sufraga el soterramiento de las vías de Serrería y el circuito de la Fórmula 1. Unos 114 millones de euros en total: 65 millones de costes de urbanización, 6 millones por el desmantelamiento del ferrocarril y 35 millones por el circuito.

Aumsa encontró en este concurso una solución un tanto “atípica”, dice la oposición, para reactivar antes de las comicios de 2015 un proyecto por el que nadie apostaba. Se presentaron dos ofertas -Iberfin Capital y Rover-Alcisa- y la que mejor puntuación obtuvo es Iberfin, que ha sido finalmente descartada por no presentar en plazo la fianza. Grau, según la oposición, sugirió ayer en el consejo de administración de Aumsa que se le diera unas horas más de plazo a la firma para cumplir con el requisito pero se descartó la opción. 

“Es una operación improcedente, una chapuza”, declaró el socialista Sarrià

“El sistema se ha revelado improcedente y nos ha confirmado las dudas que teníamos desde el principio”, declaró el concejal socialista Vicent Sarrià a la salida del consejo de la sociedad. “Al final ha resultado ser una chapuza y han hecho un ridículo espantoso”, atajó el edil, quien reivindicó que se dote de más presupuesto a Aumsa para que lo ejecute directamente como estaba previsto.

Joan Ribó, de Compromís, destacó que la sociedad preseleccionada, Iberfin Capital, es investigada por la Audiencia Nacional y a su consejo de administración pertenecen un hijo de Domingo Parra, Dimas de Andrés y Francisco de Andrés, investigados por el saqueo del Banco de Valencia. “Hemos exigido la paralización de la concesión del contrato al considerar inmoral conceder un contrato público a una empresa que supuestamente recibió irregularmente fondos de la entidad financiera”, añadió Ribó. Amadeu Sanchis, de Esquerra Unida, reiteró que sea Aumsa la que ejecute el plan, aunque todo apunta a que el concurso se repetirá en septiembre.