Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA FORTUNA IRREGULAR DEL 'EXPRESIDENT'

El centro político catalán busca reforzarse tras el ‘caso Pujol’

Unió, socio de Convergència, prepara para noviembre el embrión de una “nueva alternativa” política

 Duran, ayer en el Congreso, junto a un retrato de Miquel Roca, portavoz de CiU en varias legislaturas.
Duran, ayer en el Congreso, junto a un retrato de Miquel Roca, portavoz de CiU en varias legislaturas.

Unió Democràtica de Catalunya no está dispuesta a dejarse arrastrar por la grave crisis que acecha a sus socios de Convergència a raíz del escándalo de Jordi Pujol, que mantuvo durante 34 años una fortuna oculta en el extranjero. El partido democristiano ha decidido dar un acelerón al proyecto que su líder, Josep Antoni Duran, comenzó a dibujar el pasado junio para impulsar un nuevo movimiento centrista en Cataluña. El mismo Duran anunció ayer que la nueva plataforma echará a andar en noviembre, precisamente el mes en el que la Generalitat prevé celebrar la consulta ciudadana soberanista.

El político democristiano anunció que se propone “liderar una reflexión” sobre la pérdida de credibilidad de los partidos y la necesidad de recuperar los valores cívicos, para lo que está preparando unas jornadas de debate que vayan “mucho más allá” de su propia formación y que incluyan a colectivos sociales. Duran aseguró que su proyecto es anterior a la confesión de Pujol y que con el mismo no pretende “salvar la piel” a Unió. No obstante, no descarta que de esta reflexión pueda salir una “nueva alternativa” de cara al futuro, como en su día Convergència Democràtica hizo la “casa grande del catalanismo” para relanzar a Artur Mas.

Duran, que hace unos días dimitió de número dos de la coalición CiU, reconoció que le había producido “una gran consternación y desolación” la confesión de Pujol. El líder democristiano eludió valorar la actuación del expresidente de la Generalitat alegando que le faltan detalles, pero agregó que también le habían causado “cierta tristeza” las reacciones “de algunos de los suyos”, en alusión a Convergència, aunque dejó claro que no se refería al presidente Artur Mas. En los últimos días, dirigentes nacionalistas como el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, o el coordinador de CDC, Josep Rull, han sido especialmente críticos con Pujol.

Pese al intento de Duran de desvincular su proyecto del escándalo Jordi Pujol, fuentes de la dirección de Unió, confirmaron ayer que la confesión del líder nacionalista “ha precipitado las decisiones”. Según estas fuentes, desde las pasadas elecciones “muchas personas que se identifican con posiciones de centro” se han dirigido a Unió y a Duran para pedirles que contribuyan a edificar un proyecto alejado de posiciones extremas y que combine un mensaje social con el de un cambio territorial sin estridencias.

Unió entiende que durante muchos años CiU fue el vehículo para dar salida a estas inquietudes políticas, pero que el giro definitivo de Convergència Democràtica hacia el independentismo obliga a plantear cambios. “Los convergentes han querido distinguir entre separatistas y unionistas, y hay mucha gente que no se siente ni de un bando ni de otro”, resumen fuentes del partido.

El planteamiento de Duran también se ha visto afectado por la anunciada “refundación” de Convergència Democràtica tras el escándalo de Pujol. En Unió entienden que esta refundación irá en una doble dirección: en lo social se abrazarán opciones más a la izquierda, y en lo nacional la balanza continuará inclinada nítidamente hacia el soberanismo. El temor de los democristianos es que el proyecto resultante sea un calco de lo que hoy es Esquerra Republicana y que, por ello, el atractivo de esta nueva opción no despierte interés en el electorado.

La iniciativa busca desmarcarse de

los extremos en el

debate soberanista

Unió ha comenzado a sondear a personas y entidades para sus jornadas de noviembre. Una de las ideas es que en ellas participen organizaciones que ya colaboran habitualmente con el partido de Duran, como la fundación Konrad Adenauer, vinculada a la CDU alemana. Según las fuentes consultadas en Unió, dicha fundación, una de las más importantes de Europa, está “preocupada” por el hecho de que una ruptura de España acabe por debilitar el proyecto europeo.

Más información