Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hospitales del ICS derivan este año 2.500 operaciones a la privada

El Sagrat Cor, concertado y en manos de IDC, atenderá a casi 5.000 pacientes

Las listas de espera apremian al Departamento de Salud. Con el compromiso sobre la mesa de llegar a fin de año cumpliendo los tiempos de espera máximos garantizados por ley (seis meses) en las 14 intervenciones monitorizadas, el goteo de derivaciones de pacientes entre los hospitales de la red pública ya se cuenta por miles. Según un documento al que ha tenido acceso EL PAÍS, unos 12 hospitales del Sistema Sanitario Integral de Utilización Pública de Cataluña (Siscat) derivarán 4.974 pacientes durante 2014 para operarse en el hospital Sagrat Cor, que también pertenece al Siscat, pero es de titularidad privada —está en manos de la multinacional IDC Salud, antigua CAPIO—.

El documento revela que casi la mitad de estas derivaciones proceden de los cuatro hospitales públicos que tiene el Instituto Catalán de la Salud (ICS) en la Región Sanitaria de Barcelona. Mientras trabajadores del sector y plataformas en defensa de la sanidad pública denuncian “el desmantelamiento del ICS”, debido a medidas como el progresivo cierre de camas y quirófanos, el recorte de un 6% en el presupuesto de los ocho hospitales que conforman la empresa pública ha obligado a los centros a ceder actividad a otras instituciones para reducir las dilatadas listas de espera. A las 575 intervenciones que, tal y como avanzó este diario el pasado viernes, derivará el Vall d'Hebron este año, se suman las 1.219 de Bellvitge, 335 del hospital de Viladecans y 450 del Germans Trias y Pujol de Badalona (Can Ruti). “Se le está quitando actividad a unos para dársela a otros, y esto antes no pasaba. Los centros que más sufren la caída de operaciones son los del ICS y eso es innegable. Da la sensación de que quieren acabar con el ICS, a pesar de haber mostrado una gran eficiencia”, denunció ayer la secretaria general de la Federación de Sanidad de CCOO, Carme Navarro.

Además de los centros del ICS, el documento recoge derivaciones desde otros hospitales del área de Barcelona también pertenecientes al SISCAT. El Parc Salut Mar —al que pertenecen el Hospital de Mar y el Hospital de La Esperanza—, mandará 509 pacientes para operarse de alguno de los 14 procedimientos garantizados. El Sant Pau enviará 322; el de Granollers, otros 165; el Esperit Sant, 140; la Mutua de Terrassa, 287; el Moissès Broggi, 332; el Consorci Sanitari de Terrassa, 330, y el hospital de Mataró, otros 200 más. Los centros que menos actividad derivarán son el hospital municipal de Badalona, que mandará 80 operaciones de canal carpiano y el hospital residencia Sant Camil, que desviará 30 intervenciones de prótesis de rodilla. “El sistema estaba comarcalizado y funcionaba bien. Estas medidas rompen la relación médico—paciente y reducen al usuario a mera mercancía”, explicó un médico de uno de los hospitales citados.

Derivaciones al Sagrat Cor por hospitales

Vall d’Hebron (ICS): 575
Bellvitge (ICS): 1.219
Viladecans (ICS): 335
Can Ruti (ICS): 450
 Parc Salut Mar: 509
Sant Camil: 30
Sant Pau: 322
Municipal de Badalona: 80
General de Granollers: 165
Esperit Sant: 140
Mútua de Terrassa: 287
Moissès Broggi: 332
C. Sanitari de Terrassa: 330
H. de Mataró: 200

El procedimiento estrella son las cataratas. En total, los 14 hospitales derivarán 2.250 operaciones de este tipo. Según los facultativos consultados, se trata de una operación “rentable”, porque no requiere ingreso y el post-operatorio es sencillo. “Solo mandan lo que es rentable. En Sant Pau todos los quirófanos de oftalmología están cerrados por la tarde. Que los abran y operen allí”, denunció la diputada de Ciutadans (C's) y médico en el Sant Pau, Carme Pérez. Según el documento, el hospital derivará hasta 200 operaciones de cataratas este año.

El Sagrat Cor, por su parte, ha declinado valorar las cifras de derivaciones y ha remitido al Departamento de Salud para confirmar cualquier dato sobre el desvío de pacientes a sus instalaciones. Con todo, un portavoz de centro concertado ha insistido en que las derivaciones “se llevan haciendo muchos años” y la actividad que se manda a su hospital es “similar a la del año pasado”.

Más información