Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

CACSA externaliza la gestión de L’Àgora y L’Oceanogràfic

El Consell barajó la posibilidad de la gestión íntegramente privada

Esta posibilidad no ha prosperado por "dificultades legales" con la propiedad del suelo

El consejero de Economía, Maximo Buch y la portavoz del Consell, María José Catalá en la rueda de prensa tras el pleno. Ampliar foto
El consejero de Economía, Maximo Buch y la portavoz del Consell, María José Catalá en la rueda de prensa tras el pleno.

La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia (CACSA) tendrá finalmente un régimen de explotación mixto que combinará "lo mejor de lo privado y lo mejor de lo público", según ha anunciado este viernes el consejero de Economía, Máximo Buch, en la rueda de prensa tras el pleno del Consell. Según el pliego de externalización de la gestión del complejo, la sociedad conservará la gestión del Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, L'Hemisfèric y de las zonas comunes, mientras que una empresa privada se encargará del Oceanogràfic, como hasta ahora, y añadirá el Ágora a su gestión. La documentación ya está preparada y pasará la próxima semana por la comisión que revisa las externalizaciones y por la comisión delegada, según informa Europa Press. Antes de final de mes está previsto que el pliego esté listo para su publicación.

El consejero ha detallado que, aunque "en algún momento" del proceso se pensó en que la gestión fuera íntegramente privada, esto "ha tropezado con dificultades legales debido a la propiedad del suelo", en manos de dos titulares, la propia CACSA y la Consejería de Economía. Por esta razón, ha incidido Buch, se ha optado por un modelo que unirá "la experiencia del equipo que ya trabaja en CACSA" ya que, al mantener la gestión de la mayor parte del complejo "la plantilla seguirá como hasta ahora" y las "nuevas ideas e impulso" que aportará el colaborador privado.

Para la administración valenciana se trata de un "hito histórico" para reforzar a la Ciudad de las Artes como "icono de referencia" de Valencia y su percepción "homogénea" por parte del visitante, puesto que el gestor privado deberá impulsar de manera conjunta la publicidad, la venta de entradas, la restauración y catering y el merchandising de todo el complejo de ocio. Además, ha defendido que, en este caso, el ahorro residirá, no tanto en gastar menos, como en "ingresar más al atraer a un mayor número de visitantes".

Más información