Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comerciantes y sindicatos cargan contra la liberalización de horarios de apertura

Euskaldendak y asociaciones de consumidores se unen para pedir que nadie abra en festivos

Representantes de comercios y sindicatos en la presentación de la campaña.
Representantes de comercios y sindicatos en la presentación de la campaña.

El anuncio de apertura de Decathlon el próximo 25 de julio, festividad por el día de Santiago, ha sido la chispa que ha vuelto a hacer estallar el conflicto por la liberalización de horarios comerciales en el País Vasco. Todos los sindicatos, la Confederación de Comerciantes de Euskadi, Euskaldendak, y las asociaciones de consumidores han hablado esta mañana con una misma voz en Bilbao para presentar la campaña que pretende luchar porque ninguna gran superficie y cadena abra en domingos y festivos, ni en zonas turísticas, ni fuera de ellas.

Las organizaciones se han unido para crear una comisión de trabajo que, a su entender, ajuste la futura ley vasca de actividad comercial "al sentir mayoritario de la sociedad vasca", en lo que a horarios de refiere. Todos se muestran contrarios a que la liberación de horarios llegara a ser absoluta en zonas de la ciudad calificadas de afluencia turística por el Gobierno vasco, según manda la ley estatal. Sindicatos y asociaciones piden al Ejecutivo que "impugne el real decreto estatal que lo regulariza".

"Con la excusa del turismo, las instituciones públicas pretenden implantar un modelo de ciudad y consumo regido por el 'consumo, luego existo", ha subrayado el colectivo, que plantea un modelo donde el comerciante tenga "derecho a descansar, conciliar la vida laborar con la familiar y le dé más alternativas de ocio".

Según la normativa del Gobierno central, ciudades como Bilbao están obligadas a delimitar una zona turística en la que haya liberalización horaria. Si la capital vizcaína no lo hace antes de que pase el verano, toda la ciudad será declarada de afluencia turística, y, por lo tanto, cualquier comercio tendrá libertad absoluta de horarios. San Sebastián ha sido, por su parte, una de las últimas urbes en pasar a formar parte de este grupo de capitales que deberían tener áreas con libertad de apertura.

Todos los agentes han visto durante esta semana peligrar el acuerdo tácito por el que, hasta el momento, las grandes marcas no abrían en festivos. La multinacional francesa especializada en material deportivo se acoge a la normativa del Gobierno vasco que permite la apertura de ocho domingos o festivos en la comunidad autónoma, pero que, hasta el momento, no se había practicado por la presión de los sindicatos.

Para el colectivo, la ampliación de horarios "defiende los intereses de los grandes comercios y cadenas", y han pasado a enumerar las que califican de "mentiras para defender la apertura", como el aumento de la actividad económica, la libertad al consumidor, la demanda entre los consumidores y la existencia de trabajadores voluntarios.

"Si el 94% de los consumidores no la piden y el impacto del turismo en la actividad comercial es mínimo, ¿para quién la hacen?", plantearon las asociaciones al Gobierno vasco. De momento, los sindicatos se reunirán el jueves 24 de julio entre las 18 y las 19 horas y el mismo viernes, 25 de julio, a partir de las 9.30 horas frente a todos los Decathlon que abran, en Bilbao, San Sebastián, Irún y Vitoria.