Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas ve “sospechoso” que el Gobierno solo calcule las balanzas con un método

La Generalitat estima que el déficit fiscal catalán es 2.632 millones superior al que dice Hacienda

Mas-Colell relativiza las diferencias entre cifras y pide al Ejecutivo que use todas las vías para estimar los saldos

El consejero de Economía de la Generalitat de Cataluñaa, Andreu Mas-Colell. Ampliar foto
El consejero de Economía de la Generalitat de Cataluñaa, Andreu Mas-Colell. EFE

La reacción del Gobierno catalán a la publicación de las balanzas fiscales difiere según el Departamento. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ve el vaso medio vacío, mientras que el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, es más optimista en su interpretación. Ambos coinciden en criticar que el Gobierno haya usado un único método para su cálculo y en prometer que revisarán las cifras para compararlas con el cálculo de la Generalitat

Las balanzas de los expertos del ministerio de Hacienda solo se han calculado mediante el método de carga beneficio, que trata de medir el bienestar de los ciudadanos y los efectos redistributivos del gasto. Este método, por ejemplo, considera que un cuartel ubicado en Melilla no solo debe imputarse como un gasto de esa ciudad, sino de todo el Estado, puesto que forma parte de los servicios públicos de Defensa. La Generalitat calcula las balanzas con este método, pero también con el del flujo beneficio, que trata de estimar el impacto del gasto en el territorio. Ese cuartel, en este caso, debería imputarse como gasto solo en esa ciudad porque es allí donde genera actividad económica al suponer la apertura de comercios y restaurantes alrededor. El Ejecutivo catalán siempre ha dado prioridad a este último cálculo.

De acuerdo con los últimos cálculos presentados por el departamento de Mas-Colell, el déficit fiscal se sitúa entre 11.087 millones (según carga beneficio), equivalente al 5,7% del PIB, y 15.006 millones (flujo monetario), el 7,7% del PIB. La diferencia con el cálculo de Ángel de la Fuente es de 2.632 millones de euros. Preguntado al respecto, el investigador de Fedea ha considerado que ese desfase puede deberse a los saldos fiscales entre comunidades que él ha incorporado y a algunas partidas de gasto que se imputan sistemáticamente a Madrid por hallarse allí la sede social de algunas organizaciones, cuando en realidad se realiza en otras regiones. Sin embargo, el investigador ha afirmado que en los cálculos correspondientes a 2005 el déficit resultante de su cálculo es superior al de la Generalitat. "[El de 2011] es más bajo, pero la diferencia no es tan grande. Habría que coger los detalles de las dos cosas y ver de dónde salen. Nosotros colgaremos todos los detalles. En algún momento podemos sentarnos a ver la diferencia", ha asegurado.

Mas ha considerado "sospechoso" que el Ejecutivo haya usado una única forma de cálculo, la que ofrece una cifra menor de déficit fiscal. "Se ha dejado de calcular por un interés puramente político", ha denunciado Mas. Su titular de Economía también ha criticado la omisión del método de flujo monetario, pero ha optado por una visión más optimista. "Nos felicitamos de que el Gobierno haya calculado las balanzas fiscales. Ya nadie discute que Cataluña tiene déficit fiscal". El consejero ha relativizado la diferencia entre los 8.400 millones de déficit que calcula el Gobierno y los 11.000 que surgieron de la aplicación del método carga-beneficio por parte de la Generalitat. "La cifra en concreto es relativa, pero hace constar que somos contribuyentes muy solidarios a las arcas. Después dejaremos que los técnicos investiguen la cifra", ha cerrado Mas-Colell.

La mayoría de partidos denuncian un déficit excesivo

La mayoría de partidos catalanes coincidieron en señalar que las balanzas fiscales del Gobierno muestran un déficit excesivo para Cataluña. CiU y Esquerra fueron las formaciones que más hincapié hicieron en esta crítica, y añadieron otra, en línea con lo expresado por la Generalitat: el hecho de que las balanzas se hayan realizado con un único método de cálculo, a su juicio, le resta validez: "Son unas balanzas políticas y aún así les ha salido el tiro por la culata", ha expuesto el líder parlamentario de CiU, Jordi Turull. Según el nacionalista, el Gobierno buscaba unos datos que redujeran todavía más el déficit catalán. La misma denuncia ha realizado Pere Aragonès, portavoz económico de Esquerra Republicana: "Llevamos muchos meses reivindicando que se hagan públicas, y ahora llegan tarde y mal. Son unas balanzas políticas; se han preparado con un método concreto para obtener un resultado concreto". Quim Arrufat, de la CUP, ha juntado los datos de Cataluña con los de Valencia y Baleares para concluir: "Los países catalanes estamos pagando de forma desproporcionada"

El PSC también ha denunciado lo que considera "un déficit fiscal excesivo que hay que corregir", en palabras del portavoz Maurici Lucena. El socialista ha criticado, sin embargo, el uso de las balanzas fiscales como arma política. "Tendríamos que hacer una reflexión serena sobre el hecho de que en ningún país del mundo, por compleja que sea su estructura territorial, las balanzas fiscales son el centro del debate político, mientras que en Cataluña y en España estamos consiguiendo justo lo contrario". ICV también ha reclamado dejar de "tirarse las balanzas fiscales a la cabeza". El diputado Josep Vendrell ha emplazado a ambos Gobiernos a corregir las desigualdades entre ciudadanos.

El PP y Ciutadans han discrepado del resto de partidos al considerar que Cataluña no padece déficit fiscal. Según la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, el Gobierno catalán ha usado sus datos para crear un "relato ficticio" que alimenta el soberanismo. "Cataluña no está maltratada"; ha sentenciado Sánchez-Camacho. Ha coincidido con ella Albert Rivera, de Ciutadans, que le ha espetado a Artur Mas: "El España nos roba se ha acabado".

Más información