Català fuerza una crisis en Educación y coloca a su equipo de confianza

El director de Culturarts ocupará la secretaría autonómica que deja Rafael Carbonell Los dimisionarios alegan "razones personales" y "cansancio"

De izquierda a derecha, Climent, Rafael Carbonell, Jiménez, Tomás, Català y Jesús Carbonell.
De izquierda a derecha, Climent, Rafael Carbonell, Jiménez, Tomás, Català y Jesús Carbonell.Mónica Torres

La noticia corrió como la pólvora a las dos de la tarde. El secretario autonómico de Educación, Rafael Carbonell, y la subsecretaria de Educación y Cultura, Virginia Jiménez, presentaban su dimisión. La difusión de la noticia pareció coger por sorpresa a la consejera de Educación y portavoz del Consell, María José Català, pero solo adelantó los acontecimientos, porque su intención era anunciar el viernes la crisis y remodelación de su departamento con personas de su absoluta confianza, en la rueda de prensa del Consell, al igual que hizo en mayo con la destitución de José Miguel Saval en Universidades.

Con la noticia en la calle, convocó con carácter de urgencia una rueda de prensa por la tarde para comunicar los nombramientos de los sustitutos, entre ellos el de Manuel Tomás, hasta ahora director general de Culturarts y hombre de su máxima confianza, que asciende así a número dos del departamento, justamente en una etapa en que Català ha de prestar especial atención a su responsabilidad como portavoz de un Consell que intenta recuperar con dificultad la iniciativa política.

Carbonell y Jiménez habían presentado a mediodía su renuncia por el registro de entrada oficial y lo habían comunicado a Presidencia de la Generalitat. A las cuatro de la tarde la consejería reconocía las dimisiones y anunciaba una tercera, la del director territorial de la provincia de Valencia, Ismael Martínez. Los tres dimisionarios son compañeros en la Inspección Educativa, con lo que previsiblemente volverán a ejercer esta responsabilidad. Carbonell era secretario autonómico desde febrero de 2012, pero con anterioridad había sido director general con los consejeros Alejandro Font de Mora y José Ciscar.

Virginia Jiménez fue nombrada subsecretaria de Educación y Cultura también a principios de 2012, y en la actualidad ejercía a la vez el papel de gestora del IVAM. Como funcionaria de la Generalitat, continuará desempeñando, no obstante, sus funciones en la comisión de valoración encargada de seleccionar al nuevo director gerente del museo. La firma delegada, dijo la consejera, será encomendada al secretario autonómico de Cultura, Rafael Ripoll, en la correspondiente reunión del Consejo Rector del IVAM.

La dimisión del número dos de Educación se produce precisamente en pleno despliegue autonómico de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad de la Enseñanza (LOMCE) y con la reordenación del curso escolar que adelanta sus fechas de inicio y los exámenes de septiembre. En la rueda de prensa de la remodelación, tanto Carbonell como Jiménez declararon irse por “razones personales”, para poderse dedicar más a su familia. El primero había meditado la decisión “varios meses” y “había llegado el momento de decir adiós”. Sobre la coincidencia de estas razones, Jiménez puntualizó que ambos eran “como un kit”. Esta añadió después que estaba “muy cansada”, expresión que reiteró con énfasis.

El secretario autonómico saliente dijo haber esperado al momento en que hacía menos daño, una vez publicado el decreto de ordenación de la Enseñanza Primaria según la LOMCE, algo que corroboró Català, aunque en ningún caso aludieron a la regulación de la nueva Formación Profesional Básica, que es la otra pata del desarrollo autonómico de la LOMCE y que sigue pendiente.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tras la destitución en mayo del director general de Universidades, para poner un hombre de confianza en el cargo, y las dimisiones de ayer, la consejera y portavoz considera que tiene ya el equipo de trabajo necesario para acabar la legislatura “si las circunstancias lo permiten”. Dijo entender “las razones de ambos” porque la gestión de la educación en estos momentos “es una situación de mucho agotamiento”, pero no espera, por su parte, “ningún cambio más”.

En cuanto a Manuel Tomás, llega con la experiencia de dirigir Culturarts en la fase de reconversión; fue con anterioridad subdirector general de Calidad Educativa y ha asesorado a Català en materia docente estos años. “La línea está marcada, sustituyo a mi antiguo jefe”, apostilló. El lugar de Tomás lo ocupará Julia Climent, directora hasta ayer del Instituto Superior de Enseñanzas Artísticas de la Comunidad Valenciana. Este puesto es para Vicent Llimerá, profesor de conservatorio y solista del Grup Instrumental de València. La subsecretaría que deja Jiménez la ocupará Jesús Carbonell, hasta ahora subdirector general de Personal Docente.

Las reacciones no se hicieron esperar. El secretario socialista de Educación, Miguel Soler, subrayó que las dimisiones suceden en un “contexto de desconcierto absoluto en materia educativa propiciado por una gestión deficiente” e instó a la consejera a dimitir por su “nefasta gestión”. El Sindicat de Treballadors de l'Esenyament (STEPV) exigió un “cambio total en la consejería, no solo de personas sino también de las políticas que se están aplicando”. Escola Valenciana coincidió en esta valoración  y atribuyó a Carbonell la responsabilidad de la supresión de “decenas de unidades de enseñanza en valenciano” y recordó que “había perdido, hasta el momento, todos los contenciosos planteados”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS