Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘caso Torredembarra’ pone en la picota a una firma que trabaja para consistorios

La consultoría Efial, radicada en Barcelona, acumula tres investigaciones judiciales

Agentes de la Guardia Civil, el pasado día 26 de junio ante el edificio del Ayuntamiento de Torredembarra.
Agentes de la Guardia Civil, el pasado día 26 de junio ante el edificio del Ayuntamiento de Torredembarra.

Efial Consultoría, empresa con sede en Barcelona que trabaja para Administraciones públicas, se encuentra en la picota desde que estalló el caso de presunta corrupción del Ayuntamiento de Torredembarra (Tarragonès) el pasado 26 de junio con la detención del alcalde, Daniel Masagué (CiU), y seis ediles del equipo de gobierno. La operación puso de relieve que entre las supuestas ilegalidades denunciadas por la oposición se encuentran pagos a Efial por informes que alcanzaron los 18.000 euros mensuales, y que se encuentran bajo investigación judicial. Ya en 2012, PSC y ERC acusaron a Masagué de utilizar la consultora para hacer “informes a medida” y “puentear” al secretario municipal. Entre enero y mayo de ese año, Efial facturó al Ayuntamiento 88.438 euros. Un asesor podía llegar a cobrar 180 la hora, según el desglose de las facturas.

El escándalo ha puesto de relieve que los trabajos de Efial no solo se encuentran bajo sospecha en Torredembarra, sino que acumulan denuncias también en otros consistorios, como el de Ascó (Ribera d'Ebre ) o l'Ametlla de Mar (Baix Ebre). Los alcaldes de ambos municipios, como el de Torredembarra, son de CiU. De hecho, en l'Ametlla de Mar el Juzgado de Instrucción 5 de Tortosa (Baix Ebre) mantiene imputados al alcalde, el convergente Andreu Martí, así como al socio mayoritario de Efial y gerente de una sociedad municipal, Antonio Martos.

La firma de consultoría también trabaja para los Ayuntamientos de Ascó y l'Ametlla de Mar, también convergentes

El caso de l'Ametlla de Mar empezó cuando la Oficina Antifraude envió un informe a la Fiscalía Superior de Cataluña sobre una denuncia interpuesta por un particular, Francesc Vila. La fiscalía abrió diligencias e investigó cómo en agosto de 2008 el Ayuntamiento creó la empresa Cala Gestió, adscrita al área de Urbanismo, para promocionar actividades, obras y servicios urbanísticos. Según el denunciante, la creación de esta empresa era “absolutamente innecesaria” y obedeció a la intención “de eludir el control legal y económico”. La entidad siempre desarrolló sus funciones a través de Efial y se nombró gerente a Martos. Pese a incompatibilidad, según refleja la denuncia reproducida por el fiscal, Martos no solo simultaneó los cargos, sino que fue adjudicatario de dos contratos urbanísticos de Cala Gestió que alcanzaron los 465.000 y 396.965 euros, respectivamente.

Para el denunciante, los hechos forman parte de “una trama en la que se hallan implicados distintos ayuntamientos, a través de empresas municipales creadas expresamente”. El juzgado pidió en septiembre la relación de alcaldes y concejales, el acuerdo por el que se creó Cala Gestió y los contratos urbanísticos de los que ha sido adjudicataria Efial.

Una consultoría fundada en 2007

Efial es una consultoría especializada en Administraciones públicas. Se fundó en 2007. Tiene 31 empleados, entre economistas y auditores, quienes se dedican a realizar estudios. Trabajan con unos 80 Ayuntamientos y alrededor de la mitad de estos están gobernados por CiU, detalla un portavoz de la empresa. “Es porque en Cataluña ahora muchos Consistorios son de CiU, pero trabajamos con todos los partidos políticos, PP, ERC y PSC también”, argumenta el portavoz. Antonio Martos, según la página web de la empresa, es socio fundador y presidente de Efial. Está especializado en el sector público y la gestión urbanística. Ha sido director de administración de Barcelona Gestión Urbanística, del Ayuntamiento de Barcelona.

El consejero de delegado de Efial es Jaume Sabater, también presidente de OCPS Auditores y Consultores, unión de la firma Oliver y Camps. OCPS ha trabajado según su web con varios Ayuntamientos, incluidos l'Ametlla de Mar, Tortosa y Vandellòs.

“Efial nunca ha sido adjudicataria de ningún contrato urbanístico, sino únicamente de gerencia y asesoramiento económico, que constituye el instrumento básico que permite el funcionamiento de la empresa municipal”, dijo el alcalde en marzo en una comparecencia de prensa. El abogado de Martí, Antoni Valls, aseguró que Martos era un gerente externo y que no cobraba de La Cala Gestió. “El Ayuntamiento no podía asumir la gestión de determinadas urbanizaciones y crearon la entidad municipal, Efial ganó el concurso público para gestionarla incluido el puesto de gerente, pero no tiene ni voz ni voto en las adjudicaciones. Se nos imputa por la denuncia de un promotor que debe dinero”, argumentó este viernes un portavoz de Efial. Desde el Consistorio aseguran que manejan informes jurídicos avalando las actuaciones.

En paralelo, un juzgado de Gandesa (Terra Alta) investiga también los trabajos de Efial en el Ayuntamiento de Ascó, denunciados por la oposición hace un año y medio. El debate se centra también en una empresa pública gestionada por Efial, Ascó Serveis. La sociedad, creada en 2010, aborda desde la construcción y promoción de un bloque de pisos hasta la recogida de basura. A principios de 2013 la empresa cambió las normas de contratación a instancias del secretario al detectarse concursos y licitaciones que no se acababan de justificar, explicaron fuentes municipales. Efial dejó de trabajar en el Ayuntamiento en marzo y en abril de 2013 el juzgado requirió documentación al Consistorio. “Ganamos el concurso público y se adjudicó la gestión de la empresa a Efial, con gerente incluido, pero este gerente no tenía derecho ni a encargar un bolígrafo. A nosotros no nos consta que el juzgado nos haya pedido ni un papel”, detalló el portavoz de la consultora, quien califica las acusaciones de “bola de nieve”. “Estamos muy preocupados por todo este escándalo, hace mucho daño a la empresa. No hay ninguna trama Efial. Nosotros solo intentamos que los Ayuntamientos ganen dinero o, en todo caso, que no lo pierdan”, concluyó el portavoz de Efial.

Más información