Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos en Defensa de la ANC piden una Marina con 2.000 efectivos

La dirección de la entidad independentista se desmarca del texto que esboza el Ejército catalán

Mientras los partidos independentistas catalanes trabajan para hacer realidad la consulta soberanista del 9 de noviembre, las entidades secesionistas ya dibujan la configuración del hipotético Estado catalán. La sectorial de Defensa de la Asamblea Nacional Catalana, la principal entidad independentista de la comunidad, está diseñando una propuesta de Ejército catalán de la que han publicado un primer documento, relativo a la división naval del Ejército.

La sectorial calculó en un primer análisis que Cataluña debería tener un Ejército formado por 47.696 militares en activo, 64.352 reservistas y al que se tendrían que dedicar 2.584,17 millones de euros de Presupuesto. El documento relativo a la Marina entra mucho más en detalle. Tras aclarar que las ideas descritas en el texto suponen "una propuesta orientadora", los militaristas de la ANC calculan las necesidades navales partiendo de cero: "No queremos hacer futuribles sobre las negociaciones del material de defensa que corresponde a Cataluña, ni al personal de las Fuerzas Armadas españolas que se quiera integrar".

La primera necesidad que plantean los expertos en Defensa de la ANC es la creación, en un máximo de tres años, de una Academia Naval de Cataluña que nutra de oficiales y suboficiales la división. Ante la carencia de expertos en la materia, la entidad propone llegar a un acuerdo con el Reino Unido para formar los líderes del ejército catalán. "Inicialmente la Academia Naval deberá combinar el núcleo inicial con asesores extranjeros para los campos más especializados, pero el objetivo a medio y largo plazo es que todo el personal instructor surja de la propia Fuerza Naval". 

La segunda división que, según el documento, requerirá el hipotético ejército catalán, es una Patrulla Litoral que se encargue de detectar los delitos marítimos, ejercer las labores de salvamento marítimo y defender las aguas territoriales. El documento detalla el material específico necesario (hasta 20 vehículos entre patrulleras, embarcaciones no tripuladas, y aeronaves) para defender el litoral catalán. Esta primera división constaría de 600 efectivos entre oficiales y marinería.

Los redactores del documento plantean que el objetivo del Ejército catalán, una vez consolidada la Patrulla Litoral, no debe ser solo proteger las aguas catalanas, sino que las Fuerzas Armadas deberían participar en las misiones de defensa del Mediterráneo y en operaciones internacionales que requieran de fuerza marítima. Por ello, el texto plantea la creación de dos divisiones: una Comandancia de Escolta para el Mediterráneo, formada por 860 personas; y una Comandancia Expedicionaria para actuar en el Atlántico y el Índico con 300 efectivos preparados para actuar en cualquier lugar en 24 horas.

El documento no gustó a la dirección de la ANC; que en un comunicado se desmarcó del texto remarcando que era una propuesta de su área de Defensa, que funciona de manera autónoma. En un comunicado, la entidad independentista subrayó que los posicionamientos oficiales de la entidad los fija su dirección. 

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, defendió que, en caso de lograr la secesión, la comunidad podría funcionar sin Fuerzas Armadas. Pese a ello, el Consejo Asesor de la Transición Nacional, el ente que está dibujando para la Generalitat los principales ejes de la Cataluña independiente, apuntará en uno de sus informes cómo debería ser la defensa de un hipotético Estado catalán.