La PAH ocupa una oficina del Banco Santander durante siete horas

La plataforma pide una solución para los 50 afectados que la entidad tiene en Cataluña

La PAH ocupa la sede del Banco Santander en Passeig de Gràcia.
La PAH ocupa la sede del Banco Santander en Passeig de Gràcia. MASSIMILIANO MINOCRI

Más de un centenar de miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) ha ocupado este martes durante siete horas la oficina del Banco Santander ubicada en el número 5 del Paseo de Gracia para exigir que la entidad se comprometa a dar una solución a los 50 casos que tiene en Cataluña. Los manifestantes han irrumpido en el local a las 10.30 y no se han ido hasta las cinco de la tarde, después de que fracasen las negociaciones con los representantes del banco.

"No han querido llegar a ningún mínimo, así que hemos decidido que cada asamblea realice acciones en sus oficinas locales a partir de la próxima semana", ha explicado la portavoz de la PAH Elvi Mármol. "No es la entidad que más casos tiene, pero es una de las más duras", ha denunciado. No es la primera vez que toman esta sede. Unos 200 miembros la ocuparon el año pasado para reclamar un interlocutor. La plataforma ha alegado que este nunca está disponible. "Necesitamos uno que sea válido. En un año habrá atendido, como mucho, al 20% de los casos", ha explicado Mármol.

Trabajadores del banco entraban extrañados esta mañana a la oficina para encontrarla llena de confeti y de personas en camisetas verdes gritando "Los ladrones se visten con traje". La PAH reclama que el banco se comprometa a atender cinco casos a la semana y a suspender los desahucios y subastas.

Mármol ha denunciado que la entidad se niega a negociar incluso en los casos más antiguos. Como el de Vicente Palomo, de 51 años, que lleva tres intentando conseguir la dación en pago. El banco le adelantó 20.000 euros para comprar un piso más grande, con el compromiso de vender el que ya tenía hipotecado. No consiguió colocarlo antes de firmar la hipoteca y ya era muy tarde para echarse atrás. Ahora tiene dos pisos hipotecados y la única opción que le han dado es la de entregarlos como pago y quedarse con una deuda de 180.000 euros. "Mi mujer y yo nos turnamos para cobrar el subsidio de 426 euros al mes para tener al menos un ingreso asegurado: un año ella y el siguiente, yo. No tengo derecho a paro porque era autónomo. Quiero que el banco se quede con las viviendas pero que nos deje tranquilos y podamos tener una segunda oportunidad", ha lamentado Palomo.

Dolores Sicilia, de 69 años, también es otra afectada que ha participado en la ocupación con la esperanza de que el banco desista de quedarse con su piso. Su situación es similar a la de Palomo: su hijo se comprometió a vender su piso para que le dieran una hipoteca sobre un inmueble nuevo. Como no consiguió deshacerse del antiguo, acabó perdiendo los dos. "El banco se quedó con dos pisos, dos plazas de aparcamiento y un trastero. Y aun así quiere 75.000 euros", ha explicado Sicilia. El Santander le pide 49.000 a ella por haber sido avalista y, el resto a su hijo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción