Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La demanda de los promotores para comprar solares aumenta un 40%

El Banco Sabadell detecta que el sector inmobiliario se normaliza al subir los precios

Promoción de viviendas del Banco Sabadell en la playa de San Juan de Alicante.
Promoción de viviendas del Banco Sabadell en la playa de San Juan de Alicante.

Tras siete años de crisis, la construcción presenta signos de recuperación. Los expertos coinciden en que no será como antes, ni se volverán a vender miles de casas en pocas semanas. Pero hay datos que confirman que el ladrillo vuelve a respirar.

Las ventas se animan, la demanda para adquirir solares por parte de promotores ha aumentado un 40% y el precio medio de las operaciones también crece. “Todos estos datos nos indican que la maquinaria del sector inmobiliario empieza a normalizarse”, asegura José Luis Bañuls, director inmobiliario de Solvia, del Banco Sabadell, en el área valenciana y murciana.

La demanda para la adquisición de nuevas viviendas es “creciente” sobre todo en localidades turísticas, y en especial en Torrevieja u Orihuela costa. En estas poblaciones, británicos, rusos y noruegos buscan una vivienda para las vacaciones o instalarse definitivamente. Bañuls explica que por este motivo Solvia está potenciando el canal intencional de ventas para captar en origen (Reino Unido, Rusia y países Escandinavos) a sus clientes. En 2013 la provincia de Alicante fue líder en compraventa de viviendas a extranjeros residentes. Solo en el primer trimestre de 2013 se vendieron 2.485 casas a extranjeros. En Málaga, segunda provincia, 992.

En 2012, la venta de viviendas a extranjeros supuso un volumen de negocio de 1.632 millones de euros, según datos de la Consejería de Infraestructuras. Una cifra que representa un 40% del volumen de negocio global de este sector, que se estima en 4.059 millones de euros en 2012.

La territorial Sabadell en el área de la Comunidad Valencia mantiene una cuota “muy relevante” del total de ventas del grupo inmobiliario Solvia, al acumular una cuarta parte en cuanto a volumen y un 40% sobre las viviendas vendidas. Según los datos de la inmobiliaria del Sabadell, en el primer trimestre de 2014 Solvia vendió en España 3.271 viviendas con un valor de 657,26 millones de euros, de los que 167 millones y 1.415 unidades se vendieron en Comunidad Valenciana y Baleares, lo que representa un 25% de aumento en volumen de ventas respecto al año pasado y un 43% más de unidades vendidas. El 60% de las ventas son de viviendas de segunda mano y el 40% obra nueva. Y el cliente suele ser un pequeño ahorrador familiar.

En tres meses se vendieron 170 viviendas en Alicante, cuyas operaciones comportaron un valor de 19 millones de euros, y en Murcia se realizaron 24 compraventas por 3.33 millones, en la provincia de Valencia se vendieron otras 47 por un valor activado medio de 4.93 millones; en Castellón, 22 casas por 2,69 millones y en Baleares, seis por 1,36 millones.

Bañuls resume que las ventas se están comportando en términos “similares” al año pasado pero con “un menor descuento medio, lo que indica una consolidación de la demanda”. El director inmobiliario de Solvia afirma que se está vendiendo “lo mismo pero con mayor precio y mejor rentabilidad”.

El indicador más claro de la recuperación del sector es el incremento de los precios en las distintas promociones. Así por ejemplo, en Peñíscola (Castellón) el edificio Atlanta ha incrementado su precio desde el inicio de la obra un 10%, en Torre-Pacheco (Murcia) la promoción Gloria Fuertes aumentó su precio un 5%, al igual que Narcis y Monturiol (Paterna) y el edificio Favara (Favara). En el centro de Murcia el edificio de oficinas Tomás Guillén también aumentó su precio un 6% desde el inicio. “Son todo promociones con una demanda consolidada”, explica Bañuls quien destaca que el futuro escenario para el desarrollo de promociones financiadas pasará por un “exhaustivo análisis técnico y comercio del proyecto así como una monitorización del mismo durante su desarrollo”.

Solvia desde mayo ha lanzado una campaña a nivel nacional de alquileres con el objetivo de poner en disposición del mercado una gran oferta. Solo en la Comunidad Valenciana y Murcia si ofrecen en alquiler 850 viviendas de 40 promociones en localidades como Onil, Polop, Cervera, Valencia y Manises.

"Brotes verdes"

“Esto empieza a cambiar y detectamos brotes verdes”, asegura el empresario Ramón Jerez, presidente de Fecia (Federación Provincial de la Construcción en Alicante), que confirma los datos y las impresiones que ofrecen los responsables de la inmobiliaria Solvia.

Para demostrarlo, Jerez muestra las estadísticas oficiales: en el primer cuatrimestre de 2014 se recuperaron 294 empresas y 1.697 trabajadores. “La tendencia empieza a cambiar, y el sector se empieza a recuperar”, asegura. Durante el primer trimestre, con fondos de la Fundación Laboral de la Construcción, en la que están representados los empresarios y los sindicatos CC OO y UGT, se formaron 154 trabajadores en unos cursos de prevención y riesgos especializados en albañilería. Jerez vincula la recuperación a la rehabilitación de fincas y pequeñas promociones.

La construcción en la provincia de Alicante ha sufrido sangría de cierre de empresas y pérdida de puestos de trabajo en los últimos siete años. En febrero de 2007 había 12.961 empresas que empleaban a 73.481 personas. En 2013 solo había 4.849 firmas y apenas 17.363 empleados. Un año más tarde la tendencia empieza a cambiar, y según los datos de la patronal, ahora hay registradas 5.143 y más de 19.000 personas empleadas.

Los sindicatos no son tan optimistas. Óscar Llopis, secretario general de UGT, admite que es “posible” que se cree alguna empresa pero “pocas en comparación con las que se han destruido” en los últimos siete años de crisis. Llopis achaca la reducción del paro en el sector al “efecto desánimo” de los parados de larga duración que arrojan la toalla y dejan de figurar como demandantes de empleo. Y Javier Alandes, responsable de CC OO del sector, atribuye este dato al “descenso de la población activa, pero en la calle eso no se percibe, y los albañiles buscan trabajo”.