Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los libreros acusan de fraude fiscal a una veintena de colegios por vender textos

El sector cifra entre 20 y 30 los centros escolares que en Galicia comercializan este material sin licencia y sin abonar impuestos

Santiago de Compostela

La Federación de Librerías de Galicia ha denunciado hoy el "fraude fiscal" que cometen según sus datos entre 20 y 30 colegios gallegos, "más del 90% religiosos", con la venta directa y "fraudulenta" de libros de texto sin la licencia requerida y sin "tributar impuestos" por esta actividad. Así lo ha explicado, en una rueda de prensa, la presidenta de la federación, Pilar Rodríguez, quien ha señalado que la entidad lleva dos años denunciando a una media de entre 20 y 30 colegios en la comunidad por este tipo de prácticas.

Según sus datos, varios colegios están enviando a los padres circulares en las que proponen condiciones supuestamente "ventajosas" para adquirir libros de texto a través de los propios centros, cuando "no tienen licencia" para esta actividad y, afirman, "no pagan impuestos" por lo recaudado en este concepto. Pilar Rodríguez ha recordado que ya en 2007 el Tribunal Supremo condenó a un colegio ourensano por esta práctica, alegando que carecía de licencia de actividad como librería.

La presidenta de la federación ha aclarado que no incluyen en esta denuncia a algunos colegios que mantienen una actividad como librería todo el año, para la que tienen licencia, sino que afecta a centros que realizan esta oferta directamente a los padres y dedican "dos días en horario restringido" a la recogida de los libros de texto. "No sabemos cual es el fin económico al que va este dinero, ya que estos centros pagan impuestos por dar clase, no por venta de libros", ha explicado Pilar Rodríguez, quien ha acusado a estos colegios de "fraude fiscal" y de "competencia desleal" con el sector de las librerías de Galicia.

Para el presente curso, la entidad está todavía recabando información para presentar denuncias, mientras que en el anterior año escolar fueron 25 los centros denunciados por esta práctica. Sin embargo, Pilar Rodríguez ha explicado que las denuncias deben ser en todo caso administrativas, dado que la reforma judicial les obliga, en caso de querer acudir a la justicia ordinaria, el depósito de una elevada cantidad de dinero. De forma paralela a las denuncias, los libreros gallegos han hecho un llamamiento a los padres, "cooperadores necesarios", para que se "conciencien" sobre lo "fraudulento" de esta práctica. Asimismo, han incidido en el hecho de que están "contribuyendo al deterioro de la red de librerías de Galicia" comprando los libros de texto de esta forma, dado que estos materiales suponen para muchas librerías hasta el 50% de sus ingresos anuales.