Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junqueras rechaza la mayoría cualificada en la consulta para validar la secesión

CDC apuntó que sería necesario un 55% de votos para dar por bueno un resultado, y ERC sostiene que con el 50,1% es suficiente

El recuento de los votos en la consulta sobre la independencia que la Generalitat quiere organizar para el 9 de noviembre genera división en los partidos que la defienden cuando ni siquiera se han sentado a hablar sobre el sistema de conteo. Después que el líder parlamentario de CiU, Jordi Turull, sugiriera la necesidad de fijar una mayoría cualificada del 55% para dar por bueno el resultado de la votación, su socio parlamentario, Oriol Junqueras, ha rechazado rotundamente esta posibilidad. "¿Por qué lo tendríamos que hacer diferente de como lo hace todo el mundo? Cuando hacen un referéndum en Australia, en Suiza y en el Quebec, ¿cuál es el porcentaje? El 50% + 1. ¿Qué razón hay para establecer unas reglas especiales que nadie se ha exigido a sí mismo?", se pregunta el líder republicano en una entrevista en ACN. 

Tras una retahíla de referencias a países donde vencer por un voto se consideraba válido en su propio referéndum de independencia (Australia, Suiza, Quebec, Irlanda, Noruega, Islandia...) Junqueras ha sentenciado que Cataluña debería hacer como todo el mundo" y no exigirse "reglas especiales". Pese a la contundencia en rechazar la necesidad de una mayoría cualificada, Junqueras considera que los votos independentistas ganarán con holgura: "Estoy convencido que la participación en Cataluña será alta y que los votos afirmativos serán altos. Los sondeos lo dicen y en todas las elecciones los partidarios del sí-sí ganamos por mayoría absoluta", apunta, en referencia a las elecciones europeas de 2014  las autonómicas de 2012. En ese recuento incluye todos los votos de CiU, pese a que la dirección de Unió está claramente posicionada en contra de la independencia. 

El recuento de la consulta independentista es más complejo que el de un referéndum con una pregunta. Al plantearlo como dos cuestiones ("¿Quiere que Cataluña sea un Estado? ¿En caso afirmativo, quiere que este estado sea independiente?") quedan tres respuestas posibles: el no (identificado con mantener la situación actual); el sí-no (opción de los federalistas); y el sí-sí, que los partidos independentistas defienden como la opción de la secesión.

CiU, Esquerra, Iniciativa y la CUP discutirán qué porcentaje de participación y de votos da validez a un resultado durante la redacción de la ley de consultas (actualmente en trámite en el Parlament, y cuya aprobación definitiva está prevista para septiembre) y antes de la convocatoria formal de la consulta, que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, tiene previsto firmar también en septiembre. Pese a las discusiones, la votación soberanista está en el aire porque el Gobierno ya ha anunciado que impugnará la ley catalana y la convocatoria en cuanto se aprueben.