Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diadas sin senyeras ni ‘estelades’

El Archivo Fotográfico de Barcelona reúne en una exposición las imágenes de 100 años de movilizaciones catalanistas

Fiesta homenaje a Solidaridad Catalana en 1906, en una fotografía de Frederic Ballell. Ampliar foto
Fiesta homenaje a Solidaridad Catalana en 1906, en una fotografía de Frederic Ballell.

Las fotografías, sobre todo las históricas, nos trasladan a otras épocas y permiten ver lo mucho o poco que hemos cambiado a lo largo de los años. La cuota del Archivo Fotográfico de Barcelona (AFB) a los fastos de celebración del Tricentenario, para conmemorar los 300 años de los hechos del 11 de septiembre de 1714, es A propósito del 11 de septiembre, una instructiva exposición que, tomando como partida la Diada de Cataluña, ilustra las diferentes formas de movilizaciones catalanistas desde finales del siglo XIX hasta la Vía Catalana de 2013. De entrada, llama la atención que en las primeras celebraciones-manifestaciones no se enarbolaban ni senyeras ni esteladas: En la primera fotografía de las 160 de la exposición, realizada por Frederic Ballell en 1906, miles de personas se manifestaron a favor de Solidaritat Catalana, pero las únicas banderas son republicanas, como una que lleva, además, un triángulo masónico y el gorro frigio, símbolos de la libertad.

Mitin de Solidaritat Catalana en la plaza de toros de Las Arenas, el 21 de octubre de 1906, en una imagen de Frederic Ballell. ampliar foto
Mitin de Solidaritat Catalana en la plaza de toros de Las Arenas, el 21 de octubre de 1906, en una imagen de Frederic Ballell.

No solo las banderas, también los escenarios (las primeras veces fue junto al Arc del Triunfo, como en la de la imagen de Ballel, en la que se ve la escultura de Rafael Casanova de espaldas a la manifestación, o en la plaza de toros de las Arenas); los rituales y la retórica también han cambiado a lo largo de los años. Ni siquiera la fecha de celebración fue siempre el 11 de septiembre, porque hasta 1913 el día del Corpus era el preferido para acoger la mayor concentración de exaltación catalanista. También había contraprogramación, como las meriendas fraternales que convocaban los lerrouxistas coincidiendo con las manifestaciones, a las que acudían miles de personas.

Según Jordi Calafell, comisario de la exposición junto a Jordi Roca, la retórica fotográfica también ha evolucionado: Durante la República la ofrenda al monumento de Casanova la hacía el presidente de la Diputación, solo, junto a un botones, mientras que, poco después, las ofrendas se convirtieron en multitudinarias y abiertas a todos.

Público delante del monumento a Rafael Casanova, el 11 de septiembre de 1931, en una fotografía de J. M. sagarra y P. Ll. Torrents. ampliar foto
Público delante del monumento a Rafael Casanova, el 11 de septiembre de 1931, en una fotografía de J. M. sagarra y P. Ll. Torrents.

En la exposición dialogan fotografías de movilizaciones de carácter eminentemente catalanista con otras de carácter más social. Algunas muestran la represión del Estado ante los retos que planteaban la sociedad catalana. Como las imágenes de los asaltos a las redacciones de La Veu de Catalunya y del Cu-Cut!.

Las fiestas cívicas o su contrapunto, la Semana Trágica de 1909, la proclamación de la República de 1931, las campañas en favor del Estatuto de 1932, o la represión violenta contra las autoridades catalanes en los Hechos de Octubre de 1934, la represión policial plasmada en las imágenes de Manuel Armengol de la carga sobre un grupo de pacifistas de febrero de 1976, o la manifestación unitaria del Paseo de Gràcia del 11 de septiembre de 1977, son algunas de las imágenes que nos regala esta exposición (gratis, como todas las del AFB), que estará abierta hasta el próximo mes de octubre.